Publicado 07/04/2022 09:30

Todos los empleos creados en Castilla y León en 2021 fueron de alta cualificación, según Adecco

VALLADOLID, 7 Abr. (EUROPA PRESS) -

Todos los empleos creados en Castilla y León en 2021 fueron de alta cualificación, según consta en la última entrega del Monitor Adecco de Oportunidades y Satisfacción en el Empleo que, semestralmente desde hace diez años, profundiza en el grado de satisfacción de los trabajadores españoles, así como en las oportunidades laborales del mercado de trabajo.

Tal como señala el estudio, nunca antes la proporción de empleo de alta cualificación había sido tan alta en la Comunidad, pues al tiempo que se han suprimido 2.600 puestos de trabajo de cualificación media o baja (una caída del 0,4 por ciento interanual), se han generado 14.600 ocupaciones de alta cualificación (un incremento del 5,1).

Esto ha permitido incrementar la proporción de los mismos en un punto porcentual, hasta el 30,1 por ciento sobre el total del empleo regional, el dato más alto que registran las estadísticas para la Comunidad, aunque es el cuarto dato más bajo del conjunto autonómico.

En la autonomía, un 9,2 por ciento de los ocupados (frente al 9,3 nacional) trabaja menos tiempo que la jornada completa, quiere y está disponible para trabajar más horas, pero no encuentra dónde hacerlo, según este estudio. Este porcentaje ha crecido 0,7 puntos porcentuales en el último año.

España aglutina al 30 por ciento de los parados de larga duración de toda Europa (912.000 personas). Dentro de España esas personas suponen a su vez el 27 por ciento del total de parados españoles, tres puntos porcentuales más que al final de 2020 y la mayor proporción en un año y medio.

PARADOS DE LARGA DURACIÓN

En Castilla y León, los parados de larga duración son 30.400 personas, el 27,1 por ciento del total de desempleados (0,7 por ciento más interanual). Si se compara el dato castellanoleonés con los países de la Unión Europea, este 27,1 por ciento supera en casi siete puntos porcentuales la media de la UE-27, que se sitúa en un 20,2 por ciento.

Suecia (6,7 por ciento) y Dinamarca (7,6) destacan por tener los resultados más favorables, que son unos 20 puntos inferiores al dato castellanoleonés.

En términos absolutos, Castilla y León suma, por sí sola, casi tantos parados de larga duración como Suecia, pese a que este país tiene una población más de cuatro veces mayor que la de la autonomía.

De manera coherente con el incremento del número de parados de larga duración, se reduce la cantidad de beneficiarios de la prestación de desempleo. Aun así, en Castilla y León, el porcentaje de cobertura solo ha disminuido 3 décimas, hasta el 72,2 por ciento de sus desempleados.

La siniestralidad laboral, que tuvo un marcado descenso durante 2020 como consecuencia de las diferentes restricciones a la actividad económica, ha vuelto a aumentar en la segunda mitad del año pasado.

En Castilla y León, la siniestralidad ha crecido un 11,3 por ciento interanual, hasta 62,6 accidentes cada 10.000 ocupados. Si hace un año la autonomía castellanoleonesa tenía una siniestralidad laboral mayor a la media nacional, ahora tiene una más baja (63,7 accidentes).

Más información