Publicado 23/01/2014 14:33CET

UGT tacha los datos de "negativos y preocupantes" y critica el impacto de la Reforma Laboral

VALLADOLID, 23 Ene. (EUROPA PRESS) -

UGT en Castilla y León ha calificado los últimos datos de la EPA de "negativos y preocupantes" por considerar que "no sólo" se ha destruido empleo sino que se ha producido un "empeoramiento brutal" de su calidad.

Asimismo, ha destacado el impacto de la Reforma Laboral que, según consta en un comunicado emitido por el sindicato y recogido por Europa Press, constituye la "mayor agresión contra los trabajadores en democracia y su falta de respuesta a darse a la fuga".

En este sentido, UGT ha reclamado el impulso de un modelo basado en la inversión, la innovación, la política industrial, la formación y en la que el empleo sea de calidad y se recupere el poder adquisitivo de salarios y pensiones.

Además, ha insistido en que la situación es "preocupante" y ha advertido de que el impacto negativo de una reforma laboral, que "contrasta" con el esfuerzo realizado en la Región en el marco del Diálogo Social, y que "no da respuesta" a una estructura laboral "famélica" en la que se permite al mejor potencial humano darse a "la fuga".

El sindicato también ha alertado, por otra parte, de la "falta de motivación" a la hora de apuntarse al paro. "Son, esencialmente, personas que, al no encontrar un empleo, dejan de buscarlo y pasan a la inactividad laboral (jubilación, tareas domésticas) o emigran para intentar trabajar fuera de nuestras fronteras", ha puntualizado.

Por este motivo, UGT ha considerado "preciso" cambiar esas políticas de austeridad "extrema" que han convertido a España "en país satélite sin perspectivas de desarrollo sostenible e integrador".

MEJORAS PERCIBIDAS

El sindicato ha señalado que para poder hablar de reactivación o salida de la crisis ésta debe ser percibida por las familias en forma de una mejora de sus condiciones de vida y que tal circunstancia "no va a pasar si se continúa con el estrangulamiento económico actual".

Frente a esta "regresión" económica y social, ha propuesto una agenda alternativa de progreso, detallada en el documento 'Hacia un nuevo modelo económico y social en España', que apuesta por una salida de la crisis más "justa y solidaria", una política basada en el consenso y el diálogo y que vele por el interés de la "mayoría social", frente a los interés económicos de determinados lobbies empresariales y financieros.

Esta agenda alternativa promueve reformas de calado en torno a seis líneas de actuación: más empleo y de más calidad, como propuestas para cambiar la política económica y laboral; cimentar un nuevo modelo productivo más eficiente y sostenible; aumentar las capacidades de actuación públicas, para lo que sería necesario reformar la fiscalidad, y construir un potente sistema de servicios y prestaciones públicos.

Además, la agenda incluye medidas para reforzar la democracia, los derechos y la participación de los ciudadanos y abrir el sindicato a la sociedad, con "transparencia, compromiso y rendición de cuentas".