27-M.- Mas defiende a CiU como una fuerza "de centro amplio" frente al "sectarismo" del tripartito

Actualizado 13/05/2007 19:29:38 CET

Defiende el voto de los que quieren construir "pacíficamente y sin violencia" en contraste con Batasuna

SUBIRATS (BARCELONA), 13 May. (EUROPA PRESS) -

El presidente de CiU, Artur Mas, defendió hoy la "idea de país por encima una ideología clásica" y "una defensa de Catalunya por encima de las siglas políticas" de un partido concreto. Así, definió a CiU como "una formación política de centro amplio", lo cual "no quiere decir que estemos desubicados", puntualizó, "sino que intentamos acoger al máximo de gente posible alrededor de una idea y de un proyecto de país".

"Dentro de Catalunya hay una idea que vale más que ser de izquierdas o derechas, la idea de país por encima de una ideología clásica", afirmo Mas, definiendo así a CiU, como una fuerza que "huye de los extremos".

En este sentido, puso como ejemplo el llamamiento que hizo hoy Batasuna a sus electores para que voten las listas de ANV, para señalar que, al contrario, CiU "no pide el voto de los extremos, sino de la buena gente del país que esta dispuesta a construir un país pacíficamente sin violencia".

Del mismo modo, defendió la defensa del país por encima de las siglas de los partidos y aseguró que él mismo, "más que de CiU, soy un catalán y un catalanista". De esta forma, Mas reconfiguró hoy con nuevas palabras la idea acuñada ya desde antes de las elecciones autonómicas de CiU como "la casa grande del catalanismo", que no acaba de convencer a sus socios de UDC.

Mas defendió este proyecto en contraste con la política de los partidos del tripartito, a los que calificó de "sectarios", por haber acabado con algunas políticas "sólo porque las hizo CiU cuando gobernaba". Por el contrario, aseguró que "la gente de CiU" es la que "pone al país primero y a las siglas después", defendiendo aquello que han hecho bien los que gobiernan, aunque no sean de su partido.

Mas llamó de nuevo a la participación en estas elecciones, añadiendo en esta ocasión un poco de autocrítica respecto a la elevada abstención de las elecciones autonómicas del 1 de noviembre.

"Seguramente los de CiU también hemos hecho cosas mal" y "no lo supimos hacer suficientemente bien", porque "si yo mismo hubiera podido convencer mejor a los catalanes de que fueran a votar ahora no tendríamos al tripartito ni a Montilla en la Generalitat", afirmó.

Mas instó a "hacer entender a la gente" que "no es lo mismo votar a unos u otros", porque, señaló, los socialistas desde el Gobierno catalán, con el tripartito, "han acabado con el prestigio de las instituciones del país", su "credibilidad y el orgullo de sentirse catalán".

Tras una paellada con unas 300 personas en Sant Pau d'Ordal, en el municipio de Subirats (Barcelona), en el que CiU perdió la alcaldía, tras muchos años, en las elecciones de 2003 a favor de ERC, Mas remarcó que es "en los malos momentos" en los que se demuestra "quién vale de verdad y quién se cree de verdad" lo que hace, porque se mantiene "al pie del cañón y en la trinchera".

Mas acompañó al nuevo alcaldable de esta localidad, Pere Pons, junto al diputado y ponente del Estatut Quico Homs, quien defendió la política "constructiva de trabajar para llevarte algo a casa cada día" --también conocida como 'peix al cove'-- frente a los "extremismos" de los que quieren lograrlo todo en una negociación "y que después le dan el Gobierno de la Generalitat a quien se lo dan".