27-M.-Portabella (ERC) no dará "marcha atrás" en su voluntad de pasar a la oposición en el Ayuntamiento de Barcelona

Actualizado 08/06/2007 16:08:21 CET

BARCELONA, 8 Jun. (EUROPA PRESS) -

El candidato de ERC al Ayuntamiento de Barcelona, Jordi Portabella, reiteró esta mañana que no dará "marcha atrás" en su decisión de pasar a la oposición del Ayuntamiento de Barcelona. Afirmó que sólo falta que la Ejecutiva del partido lo ratifique en su reunión del próximo lunes.

En declaraciones a TV3 recogidas por Europa Press, Portabella reconoció ser "consciente" de lo que significa estar en la oposición y dijo que esta decisión responde a un postulado "ético" y "no moralista", pero que desde algunos sectores hay una "voluntad de enmascarar" esa decisión ética. En la misma línea, manifestó que "no es un acto de contrición, sino un acto de reflexión" ante los resultados obtenidos en las pasadas elecciones municipales.

'Nosotros no tuvimos unos buenos resultados', reconoció, pero "ninguna fuerza política ha ganado votos en Barcelona", por lo que explicó que todos los grupos tendrían que hacer un acto común de reflexión sobre los motivos que han llevado a esta situación actual.

"Intentar tapar unos malos resultados con pérdida de votos, de porcentaje y de concejales es un error, porque no es lo que la gente quiere", reiteró. Según el líder republicano, la ciudadanía quiere "una reflexión sobre el tipo de relación que hay entre el ayuntamiento y la gente".

Su propuesta para estos cuatro años es dotar a la ciudad de "un perfil que permita definir un modelo de ciudad diferente", y por eso pondrá el acento en dos aspectos: por un lado, dar una respuesta de "carácter ético", fruto de los resultados; y por otro, "un cambio de modelo de ciudad" en relación al desarrollado hasta ahora y del cual Portabella se corresponsabilizó.

Respecto al apoyo mostrado por todo el entorno de ERC y concretamente, en la reunión de la Ejecutiva del partido la semana pasada, el alcaldable por ERC dijo: "En ningún momento nadie planteó pedirme la dimisión ni de la dirección ni de la militancia'.

Para Portabella, "la autocrítica es lo que permite dar confianza a la ciudadanía y regenerar la política". "No podemos hacer ver que continuando igual todo va bien, no es cierto", afirmó. "O asumimos estos retos o dejaremos de ser la ciudad que queremos ser y que somos ahora".

El modelo de ciudad que tiene para Barcelona es el de afrontar los "retos actuales vinculados a la globalización", con unas necesidades diferentes a las del pasado como son la inmigración y la sostenibilidad. Durante las décadas de los años 80 y 90, Barcelona fue "una ciudad de éxito", pero este es un modelo "del siglo pasado", recalcó. El desarrollo de la época de Maragall "ha llegado a su límite y ha sido brillante" pero "ahora se ha de cambiar".

En su opinión, ERC se ha de "enderezar" a través de "medidas que permitan fortalecer el partido". Por eso no se reconoce como líder de una corriente interna en Barcelona como la que lidera Joan Carretero a nivel catalán, ya que cree que la creación de otros organismos sólo generaría "dispersión".

Pensando en las próximas elecciones generales, Portabella dijo que en Catalunya "es imposible" pensar que las personas cambien de ideología porque se plantee una campaña bipolarizada en España entre PSOE y PP. La "bipolarización desincentiva el voto" y eso es lo que "no ha de pasar", concluyó.