Publicado 26/02/2021 13:40CET

El 96% de los directivos escolares participantes en un programa de EduCaixa han constatado mejoras

Equipo de docentes de una de las escuelas participantes en el 'Programa de Lideratge per a l'Aprenentatge' de la Fundación La Caixa
Equipo de docentes de una de las escuelas participantes en el 'Programa de Lideratge per a l'Aprenentatge' de la Fundación La Caixa - DAVID CAMPOS - FUNDACIÓ LA CAIXA

BARCELONA, 26 Feb. (EUROPA PRESS) -

El 96,5% de los directivos escolares que han participado en la primera edición del 'Programa de Lideratge per a l'Aprenentatge' de EduCaixa, el programa educativo de la Fundación La Caixa, han constatado mejoras en sus centros y el 86,2% han percibido cambios en el alumnado.

En una rueda de prensa telemática este viernes, la directora científica del programa, Anna Jolonch, ha explicado que la experiencia ha arrojado resultados "muy satisfactorios", con un impacto, ha dicho, seguramente no mesurable en estos momentos pero que va en la línea de introducir un cambio de cultura para situar el liderazgo escolar en el Estado al nivel de otros países.

El objetivo del programa, en el que han participado 100 directivos de 50 centros, 16 de los cuales de Catalunya, es "dejar un modelo de dirección burocrático y obsoleto y pasar a modelos formados, preparados y competentes", según Jolonch.

El programa empezó en julio de 2019, y desde entonces se han sucedido formaciones presenciales --que la pandemia de Covid-19 tuvo que interrumpir-- y virtuales, con la guía de facilitadores de la Fundación.

De entre los aspectos en los que los participantes han notado mejora en sus centros tras haber formado parte del programa, han destacado las cuestiones de confianza y autoeficacia: el número de directivos que considera que genera entusiasmo en su equipo aumentó en 12 puntos; también fueron más los que empezaron a crear un ambiente de aprendizaje positivo.

El número de equipos que delegan las tareas de dirección, en lo que han definido como un "liderazgo distribuido", aumentó en 15 puntos; también se potenció el trabajo colaborativo y el desarrollo profesional de los docentes, subiendo en 21 puntos los directivos que les brindaban ayuda personalizada, en 27 puntos los que practicaron 'coaching' y tutorías, y en 13 puntos los que realizaron observaciones en el aula.

"La calidad docente es el primer factor para impactar en la mejora educativa; un buen líder tiene impacto real en el crecimiento profesional de su equipo", ha indicado Jolonch.

El programa hizo hincapié en el liderazgo basado en evidencias (una "cultura débil" en el sistema educativo, según Jolonch): el porcentaje de directivos que animaban a su equipo a consultar datos y evidencias subió en 30 puntos.

Tres parejas de directivos han explicado su experiencia en el programa: de la Escola Els Pins, de Castelldefels (Barcelona), de la Escola Marià Fortuny, de Reus (Tarragona), que, además, es centro de alta complejidad, y del Institut Peralada (Girona).

Por ejemplo, la miembro del equipo directivo de la Marià Fortuny, Anna Lleonart, ha reconocido que ha tenido que abordar "conversaciones difíciles con algunos docentes" para motivarlos a emprender ciertos cambios que el equipo directivo ha implantado tras participar en el programa.

Para leer más