La Cámara de Barcelona rebaja al 3% la previsión de crecimiento del PIB catalán para 2018

Joan Ramon Rovira y Miquel Valls (Cámara de Barcelona)
EUROPA PRESS
Actualizado 24/10/2018 12:44:33 CET

Reduce también las previsiones para 2019 y sitúa que la economía crecerá el 2,5%

BARCELONA, 24 (EUROPA PRESS)

La Cámara de Comercio de Barcelona ha revisado "ligeramente" a la baja su previsión de crecimiento del PIB catalán para 2018, situándolo en el 3% después de que la última estimación fuera que el PIB catalán aumentaría el 3,1% este año.

"Rebajamos ligeramente nuestra previsión, y hay que recalcar el ligeramente porque la situación de la economía catalana es sólida", ha subrayado este miércoles el presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Miquel Valls, en rueda de prensa.

Valls ha razonado que tanto un menor dinamismo de las exportaciones está incidiendo en las previsiones de crecimiento como también lo está haciendo el contexto internacional, con factores como el proteccionismo de Estados Unidos, el aumento del precio del petróleo y la previsión de unas políticas monetarias del Banco Central Europeo (BCE) menos expansivas.

En cuanto a 2019, la Cámara ha rebajado la previsión hecha en abril, que estimaba un aumento del PIB catalán del 2,7% y la ha situado en el 2,5%, un crecimiento más moderado debido, sobre todo, a esta coyuntura internacional.

Valls ha resaltado que estas son previsiones "prudentes", ya que ha indicado que la evolución de las nuevas tecnologías y los incrementos en productividad que ésta conlleva pueden acabar acelerando el crecimiento de la economía.

Según las estimaciones del gabinete de estudios de la Cámara y la Universitat de Barcelona (UB), el PIB de Catalunya creció un 0,7% intertrimestral en el tercer trimestre, una variación idéntica a la de los dos trimestres anteriores, y superior en una décima a la estimada por el Banco de España para la economía española, y de cara al cuarto trimestre se prevé un aumento del 0,6%, resultado del empeoramiento de las expectativas empresariales, sobre todo, en el comercio, la hostelería y el transporte.

RESPECTO ESPAÑA Y EUROPA

Valls ha señalado que la previsión de crecimiento del PIB en 2018 para Catalunya es "bastante superior" a las del resto de España y de la economía europea --se sitúan en el 2,6% y el 2%, respectivamente--.

Para el presidente, esto muestra que Catalunya continúa registrando una tasa de crecimiento superior a la del resto de España, que se debe a la mejor evolución del sector industrial catalán, que está previsto que continúe siendo el sector más dinámico en 2018 con un crecimiento del 4,6% --superior al del la construcción (3,6%) y los servicios (2,6%)--.

También ha valorado que el desarrollo de la economía catalana expone su convergencia con el resto de países europeos está avanzando: "La economía catalana va bien", ha subrayado.

CONSECUENCIAS

El presidente de la Cámara ha indicado que una de las consecuencias de este debilitamiento de la economía, además del empeoramiento de las expectativas empresariales, se ha trasladado "de forma notable" al mercado laboral: la tasa de crecimiento de los afiliados a la Seguridad Social en el tercer trimestre en Catalunya ha sido de 2,4% respecto al 3,1% del trimestre anterior, que también había disminuido en seis décimas respecto al periodo previo.

Ha subrayado que el crecimiento del empleo en Catalunya está por debajo del resto de España por segundo trimestre consecutivo, lo que ha apuntado que no se producía desde el inicio de la recuperación económica, y ha agregado que la tasa de creación de empleo en el tercer trimestre ha sido la más baja en los últimos cuatro años.

Esta afectación en el empleo se ha registrado en la industria, los servicios y la construcción: "La desaceleración de la economía es generalizada en todos los sectores".

Para Valls, la afectación en las expectativas empresariales y en el empleo conducirá a una desaceleración del consumo y la inversión, sobre todo, a partir del año que viene, y ha asegurado que la evolución del déficit comercial también puede acabar influyendo negativamente.