Actualizado 14/07/2014 19:37 CET

El CZFB registra un beneficio de 11 millones hasta junio

Jordi Cornet
Foto: EUROPA PRESS

Recuperó números positivos en 2013 con unas ganancias de siete millones

   BARCELONA, 14 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Consorcio de la Zona Franca de Barcelona (CZFB) ha consolidado su crecimiento y ha registrado un beneficio de 11 millones de euros en el primer semestre de este 2014.

   Este periodo ha estado marcado por la subasta pública del edificio Banc de Sang y de Teixits por 38,2 millones, y la venta del edificio Torre Telefónica, por 107 millones.

   Tras 12 millones de pérdidas en 2011 y más del doble en 2012 --los números rojos llegaron hasta los 26,9 millones--, el CZFB ha cerrado este lunes las cuentas de 2013, que supusieron el regreso a resultados positivos con siete millones de euros de beneficios, ha informado la entidad en un comunicado tras celebrarse el consejo plenario.

   La cifra de negocios del año pasado alcanzó los 52,4 millones de euros y el 'cash-flow' se situó en los 4,9 millones, mientras que el endeudamiento a largo plazo del CZFB, dirigido por Jordi Cornet, con las entidades financieras se ha reducido hasta los 164 millones.

   La mejora de liquidez permitirá a la entidad destinar los beneficios contables a seguir reduciendo el endeudamiento financiero, continuar con las inversiones estratégicas de mejora del polígono industrial y a poner en marcha la promoción de vivienda a precios accesibles en el barrio de La Marina del Prat Vermell, para el que el Consorcio busca inversores inmobiliarios.

   El CZFB ha destacado el atractivo logístico del polígono industrial, reforzado por su participación en el Salón Internacional de la Logística y la Manutención (SIL) y el salón inmobiliario Barcelona Meeting Point (BMP), ambos celebrados en Fira de Barcelona.

   Otro de los activos que refuerzan el Consorcio son la puesta en funcionamiento del Corredor del Mediterráneo y la conexión con la L9 de Metro, que se prevé que esté operativa en 2016.

CAPEANDO LA CRISIS

   De este modo, el Consorcio pone fin al endeudamiento financiero de 231 millones que arrastraba en 2012 en un contexto en que sus activos inmobiliarios estaban sobrevalorados, los ingresos caían y la Barcelona Zona Innovació (BZ), su gran proyecto industrial, seguía sin producir rendimientos tras haber costado 155 millones de euros.

   Antes de que explotara la burbuja inmobiliaria, el CZFB había adquirido activos inmobiliarios por 130 millones, un precio que quedó muy por encima del valor real de mercado, lo que obligó a provisionar activos que hicieron caer un 31,8% su valor, pasando a un valor contable de 88 millones de euros en 2013.

   Para reconducir la situación, el CZFB redujo los gastos propios un 20%, ahorrando unos siete millones, y ajustó los servicios externos y la plantilla, que pasó de 135 empleados a 109, y también inició una política de flexibilización de precios, que se rebajaron un 30%, se introdujeron bonificaciones temporales para los arrendatarios sin liquidez y se reactivó la acción comercial.

   La entidad está preparando actualmente los detalles del primer centenario del CZFB, efeméride para la que se creará una comisión organizadora con presencia de historiadores, economistas y otras personalidades que analizarán la aportación del Consorcio al desarrollo económico del conjunto de España desde su creación en 1916.

Para leer más