Actualizado 28/06/2007 19:52 CET

Eiffage reta a Sacyr a pagar "129 euros en metálico" a sus accionistas, pero le ofrece diálogo

BARCELONA, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la constructora francesa Eiffage, Jean François Roverato, retó hoy a Sacyr a que pague 129 euros por título a los accionistas de la empresa gala por hacerse con el 100% del capital, de la que ya controla el 33,2%.

Roverato dijo que sigue "abierto al diálogo" con la constructora española, aunque indicó que desde el pasado mes de marzo los contactos con su presidente, Luis de Rivero, son inexistentes, tras acudir éste a la justicia.

En declaraciones a periodistas en Barcelona, Roverato pidió a Rivero que "cumpla las reglas del juego" y lance una oferta pública de adquisición de acciones (OPA) por el 100% de Eiffage a 129 euros por acción, el precio máximo que se llegó a pagar en una venta de títulos de autocartera.

La Autoridad de los Mercados Financieros (AMF) de Francia rechazó ayer la opa de Sacyr sobre Eiffage --lanzada el 19 de abril-- por considerar que hubo concertación con otros accionistas españoles para tomar el control de la sociedad gala, por lo que le obliga ahora a lanzar una OPA en metálico y no con canje de acciones, como entonces.

Roverato consideró que 129 euros en metálico por acción en sería una buena oferta para los accionistas de Eiffage, por cuanto los expertos valoran a esta compañía, la tercera constructora de Francia, en 74 euros por título.

No obstante, recordó que hace un año Sacyr se hizo con el 33,2% de Sacyr a 42 euros por título, y apuntó a que cualquier OPA de Rivero sobre Eiffage debe extenderse también a la concesionaria APRR.

El ejecutivo puso en duda que Sacyr, una compañía "con 20 millones de euros de deuda financiera", pueda hacerse con el control de la francesa, que "no tiene deudas" y tiene en cartera 1.500 millones para nuevas operaciones.

DEFENSA DEL VETO.

Roverato defendió el veto en la junta del 19 de abril de retirar el derecho de voto a 89 accionistas españoles por actuar de forma concertada, medida sobre la que se pronunciará el 6 de septiembre el Tribunal de Comercio de Nanterre (París), tras decidir hoy un aplazamiento.

El ejecutivo negó la denuncia de un grupo de minoritarios españoles de que existiera concertación entre los accionistas franceses de Eiffage en la citada junta de abril con el objetivo de "perjudicar los intereses de los minoritarios españoles".

La denuncia ha sido presentada ante el Tribunal de Comercio de Nanterre (París) por la Asociación Española de Accionistas Minoritarios (Aemec), que dice aglutinar el 11,25% del capital de la gala.

Los socios galos de esta constructora son los directivos y trabajadores de la constructora francesa, titulares en conjunto del 25% de su capital, la entidad pública Caisse des Depot (8,8%), Groupama (3%) y Axa (1,3%).

Roverato recordó que Eiffage cuenta con 4.000 empleados en España y que este año cerrará con una facturación de 600 millones de euros. Asimismo, explicó que las operaciones que se han realizado en España siempre han sido amistosas, y negó cualquier implicación política o nacional en la pugna entre empresas.