Un estudio explica la composición genética de los europeos actuales

Actualizado 04/07/2015 20:18:41 CET

BARCELONA, 17 Sep. (EUROPA PRESS) -

El investigador del Institut de Biologia Evolutiva UPF-CSIC David Comas ha participado en un estudio internacional que explica la composición genética de los europeos actuales y revela que se remontan a tres poblaciones humanas ancestrales y no a dos, como se creía hasta ahora, ha informado el centro este miércoles en un comunicado.

El estudio, publicado en la revista 'Nature' y liderado por investigadores de la Universidad de Tubinga (Alemania) y de la Harvard Medical School (EUA), ha analizado antiguos genomas humanos de un agricultor primerizo de hace 7.000 años de la cultura LBK de Stuttgart (Alemania) y de cazadores recolectores del refugio de Loschbour (Luxemburgo) y de Motala (Suecia) de hace 8.000 años.

Para comparar el genoma de los seres antiguos con el de las poblaciones actuales, el equipo de científicos ha utilizado datos genómicos de 2.400 personas de 200 poblaciones contemporáneas de todo el mundo: el hallazgo más sorprendente es que los europeos actuales remontan su ascendencia a tres grupos ancestrales.

En primer lugar, se remontan a poblaciones de cazadores recolectores indígenas; en segundo lugar, a agricultores procedentes de Oriente Medio que emigraron a Europa hace unos 7.500 años, y, por último, a una tercera población que se extendió por el norte de Eurasia y que llegó a Europa central después de que lo hicieran los primeros agricultores.

Aunque todos los europeos actuales tienen ascendencia de los tres grupos, lo hacen en proporciones distintas: los del norte tienen más ascendencia de cazadores recolectores, mientras que los del sur tienen más ascendencia de agricultores primerizos.

Los investigadores también han demostrado que los cazadores recolectores tenían los ojos azules y la piel oscura, mientras que los primeros agricultores la tenían más clara y los ojos marrones.

Tanto unos como otros ya se habían adaptado a una dieta rica en almidón, aunque ninguno de los antiguos seres humanos analizados se había adaptado todavía a digerir el azúcar de la leche en la edad adulta.

Para leer más