Actualizado 28/06/2010 21:23 CET

La ex concejal de Ciutat Vella admite presiones de Bragado, según el letrado de los vecinos

Durante su declaración dio las gracias al fiscal por haber conseguido parar el proyecto

BARCELONA, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

La ex concejal de Ciutat Vella Itziar González admitió hoy haber recibido presiones y llamadas por el proyecto de hotel de lujo que impulsó la antigua dirección del Palau, y citó al cuarto teniente de alcalde de Urbanismo, Ramon García Bragado, según explicó el abogado Jaume Asens, que representa a las entidades vecinales del distrito que actúan como acusación popular.

Itziar González explicó ante la juez que no interpretó las presiones "en sentido amenazante" pero que estaban muy encima suyo porque ella quería un proceso participativo, y el propio Jordi Montull --mano derecha de Fèlix Millet-- le pidió que prescindiera de la participación ciudadana, dijo Asens en declaraciones a los periodistas en la Ciudad de la Justicia.

González declaró como testigo ante la titular del Juzgado número 10 de Barcelona durante más de una hora y cuarto, y declinó hacer declaraciones a la salida. Según Asens, la ex concejal conoció el proyecto por primera vez el 16 de junio de 2007 y, tras analizarlo como arquitecta, consideró que había deficiencias y que no era conveniente para el barrio.

Además, precisó que no había un informe de impacto ni una participación ciudadana, y que detrás del interés público se escondían intereses privados, por lo que toda su interacción se centró en que hubiese un refuerzo del interés público.

Según comentó el letrado, el 25 de septiembre de 2008, Bragado y Fèlix Millet convocaron a González a una reunión para que explicara como iba el proceso participativo, en la que según ella pusieron en duda su lealtad al proyecto.

La ex edil de Ciutat Vella aseguró ante la juez que Bragado insistía mucho y que llegó a enfadarse con ella, pero después ella misma matizó que se enfadó "en el sentido de discrepancias".

MARTÍ Y TRIAS

González aportó hoy nueva documentación, principalmente correspondencia, entre la que se incluye un correo electrónico del que se desprende, según Asens, el compromiso del entonces primer teniente alcalde Carles Martí para tirar el proyecto adelante. González reconoció también que incluso el líder municipal de CiU, Xavier Trias, le habló del proyecto.

En un momento de su declaración ante la juez, González dio las gracias al juez y al fiscal por haber conseguido "parar" el proyecto, algo que ella no pudo, según explicó el también abogado de los vecinos Alex Solà, que compareció ante los medios con Asens.

Asens matizó que la ex concejal explicó a la juez que ella quería realizar un proyecto nuevo, pero finalmente aceptó porque Bragado le aseguró que incluirían las modificaciones.

Sobre la cesión de los derechos y obligaciones sobre los terrenos a Olivia Hotels, González aseguró haberse enterado por la prensa.

Asens explicó que González, al ser preguntada sobre si el proyecto del hotel provocó su dimisión en abril como concejal, destacó que fue el proyecto por el que recibió más llamadas y esto provocó parte de su cansancio porque era un contexto muy difícil, aunque no quiso entrar en el tema.