Publicado 25/02/2021 14:15CET

FCC opta a un lote del nuevo contrato de limpieza de Barcelona tras ser sancionada en 2017

Archivo - Un operario de limpieza del servicio municipalen una imagen de archivo durante la pandemia de la Covid-19
Archivo - Un operario de limpieza del servicio municipalen una imagen de archivo durante la pandemia de la Covid-19 - David Zorrakino - Europa Press - Archivo

El Ayuntamiento recuerda que la empresa "ya recibió su castigo" y que añadirá más controles

BARCELONA, 25 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Barcelona ha adjudicado el nuevo contrato de limpieza y recogida de residuos a las empresas Urbaser, Valoriza, CLD y FCC, después que ésta última fuera sancionada en 2017 por fraude con una multa de 7,1 millones de euros.

En una rueda de prensa este jueves, el concejal de Transición Ecológica, Eloi Badia, ha recordado que en este nuevo contrato se ha mejorado el control sobre las empresas, y ha confiado en que FCC "ya recibió su castigo".

Badia ha explicado que estas cuatro empresas son las que han obtenido la mayor puntuación en la suma de la oferta técnica, por lo que la mesa de contratación ha hecho la propuesta de adjudicación, que se votará en el pleno del mes de marzo.

La mesa de contratación propone repartir el contrato en cuatro lotes: FCC Medio Ambiente se encargaría de los distritos de Ciutat Vella, Eixample y Gràcia; Corporación CLD, Servicios Urbanos de Tratamiento de Residuos de Sants-Montjuïc, les Corts y Sarrià-Sant Gervasi; Valoriza Servicios medioambientales se encargaría de Horta-Guinardó y Nou Barris, mientras que Urbaser lo haría de Sant Andreu y Sant Martí.

El nuevo contrato de los servicios de limpieza y recogida de residuos es el más grande del consistorio tanto en relación a la duración prevista, de ocho años más dos prorrogables, como por el importe, de casi 300 millones de euros anuales, con un total de más de 2.300 millones.

225 EMPLEOS MÁS

Badia ha explicado que la plantilla de los servicios de limpieza y residuos se ampliará en 225 personas hasta llegar a los 4.400 trabajadores, además de "la contratación indirecta que supondrá" este contrato en otros sectores.

Los principales objetivos de la nueva contratación son mejorar la calidad del servicio en los barrios; incrementar el porcentaje de reciclaje e impulsar la economía verde y circular; mayor transparencia y nuevo modelo de gobernanza del servicio, y mejorar la eficiencia social y la calidad ambiental.

Asimismo, se busca mejorar la limpieza en los núcleos históricos de la ciudad; reforzarla en puntos "críticos" de los distintos distritos, y continuar con el despliegue del sistema de recogida puerta a puerta, que ya funciona en Sarrià y se extenderá este 2021 a Sant Andreu, Horta y Sant Antoni.

El contrato también prevé modernizar los contenedores, que serán inteligentes para calcular el reciclaje de cada ciudadano, y la maquinaria de limpieza, con la electrificación de la flota para evitar molestias a los vecinos.

Para leer más