La Generalitat cerró 2018 con un déficit provisional del 0,38%

El vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès, en una imagen de archivo
GOVERN - Archivo
Publicado 18/02/2019 20:39:02CET

Cumple con el objetivo de estabilidad por segundo año consecutivo

BARCELONA, 18 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Generalitat cerró 2018 con un déficit provisional del 0,38% del PIB, lo que equivale a 837 millones de euros, y cumple así el objetivo de déficit del 0,4% asignado a las comunidades autónomas por el Ministerio de Hacienda.

Así lo indican los datos provisionales de la Intervención General de la Generalitat, a la espera de los definitivos, que los dará a conocer la Intervención General del Estado (Igae) a finales de marzo, ha informado la Generalitat este lunes en un comunicado.

En relación con el 2017, la Generalitat ha reducido su déficit en 0,18 puntos, equivalentes a 371 millones de euros, pasando del 0,56% al 0,38%.

En comparación con el déficit de 2010, que alcanzó el máximo histórico del 4,48% --9.100 millones de euros--, el ajuste supera el 90%, con una reducción de 8.227 millones en términos absolutos.

Además, la administración catalana ha presentado una situación de superávit estructural primario por tercera vez consecutiva, ya que, descontando el efecto del ciclo económico sobre las finanzas de la Generalitat y el pago de intereses, las cuentas catalanas se encuentran en superávit.

INGRESOS Y GASTOS

La reducción conseguida en 2018 se explica mayoritariamente por un incremento de los ingresos no financieros del Sector Público Administrativo (SPA) de 917 millones de euros respecto a 2017 (3,8%), gracias sobre todo a los mayores recursos de los anticipos del modelo de financiación, que aportan 685 millones del incremento total.

El impuesto de transmisiones patrimoniales y el de actos jurídicos documentados, gestionados por la Agencia Tributaria de Catalunya (ATC), aumentaron un 3,6% y un 7,5%, respectivamente.

El nuevo impuesto sobre bebidas azucaradas envasadas recaudó 42 millones de euros, 19 más que el año anterior, cuando el impuesto tuvo una vigencia parcial, mientras que el impuesto sobre establecimientos turísticos también presenta un incremento, con 61 millones de recaudación (16,2%).

En cuanto al gasto contabilizado, ha aumentado 502 millones respecto a 2017 (2%) tras registrar un incremento del gasto de personal (4,2%), del gasto corriente (1,2%) y de las transferencias corrientes (1,6%) respecto a 2017.

Este déficit, que cumple con el objetivo de estabilidad por segundo año consecutivo, es el resultado de analizar tres variables: los ingresos no financieros, los gastos no financieros y los ajustes del Sistema Europeo de Cuentas (SEC) para trasladar la contabilidad presupuestaria a contabilidad nacional, que es utilizada para medir el déficit.