Publicado 23/10/2020 11:11CET

IREC crea una herramienta para anticipar fallos en la red eléctrica en inundaciones extremas

El coste asociado a la red podría subir más de un 20% en 2100 por fenómenos extremos

BARCELONA, 23 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Instituto de Investigación en Energía de Catalunya (IREC) ha desarrollado una herramienta que evalúa la probabilidad de fallo e identifica zonas de riesgo de la red eléctrica en caso de inundación extrema.

El objetivo es minimizar efectos y evaluar el riesgo de fallo de la red y los costes asociados, según un comunicado del IREC con motivo del Día Internacional contra el Cambio Climático, que se conmemorará este sábado.

Una inundación extrema puede causar fallos en la red eléctrica, como la apertura involuntaria de protecciones, defectos en la infraestructura de la red, y daños irreversibles que implican cortes de luz.

Para minimizarlo, el grupo de Sistemas de Potencia del IREC ha elaborado una herramienta que evalúa la situación de la red frente a inundaciones extremas incorporando Sistemas de Información Geográfica: se toman las subestaciones eléctricas como puntos críticos de análisis y se plantea un escenario de inundación en la zona de estudio que evalúa el riesgo de fallo de la red.

El impacto tanto en la zona concreta como en las áreas circundantes se analiza con criterios económicos y sociales, para posibilitar medidas correctoras y mitigar los posibles accidentes derivados.

El responsable del grupo de Sistemas de Potencia del IREC, José Luis Domínguez, ha defendido que las ciudades se preparen para combatir el cambio climático en todos los sectores críticos, sobre todo el energético, porque "si éste cae en una zona, prácticamente todos los demás servicios caen en cascada".

PRUEBA EN BARCELONA Y BRISTOL

Una prueba piloto en Barcelona y Bristol (Reino Unido) ha servido para comprobar su eficacia, con diferentes escenarios de intensidad de lluvia y nivel de inundación, para analizar la evolución de las zonas en riesgo de fallo de suministro eléctrico de ambas ciudades.

Los cálculos de esta herramienta determinan qué zonas de cada lugar tienen más riesgo de inundación, ayudando a priorizar estos puntos y a minimizar así el perjuicio.

Se estima que el coste asociado a la infraestructura eléctrica se pueda incrementar más de un 20% en el año 2100 debido al aumento de estos fenómenos extremos.

RESCCUE

El estudio surgió por RESCCUE, un proyecto europeo de innovación en resiliencia urbana financiado por la Comisión Europea, y esta semana se ha celebrado la Conferencia Internacional de resiliencia urbana en un contexto de cambio climático - URCC 2020, organizado como conclusión del propio proyecto.

RESCCUE pone a disposición de la sociedad planes, metodologías, herramientas y soluciones para que cualquier ciudad incremente su capacidad de combatir los efectos del cambio climático.