Actualizado 09/08/2016 17:49 CET

Una jueza revoca la cárcel de cuatro manteros detenidos en un golpe contra la venta ilegal

Operación de los Mossos contra el 'top manta'
MOSSOS D'ESQUADRA

   Argumenta que el arraigo en España de los detenidos minimiza el riesgo de que se fuguen

   BARCELONA, 9 Ago. (EUROPA PRESS) -

   Una jueza de Barcelona ha revocado la cárcel provisional que un juzgado de guardia había decretado para cuatro manteros detenidos en una operación contra la venta ilegal que se desarrolló hace dos semanas en la capital catalana, al considerar que el riesgo de fuga es mínimo, según han explicado a Europa Press fuentes judiciales.

   Sobre el portavoz arrestado del sindicato Mantero, Lamine Sarr, --igual que en los otros tres casos, todos ellos de origen senegalés-- la titular del Juzgado de Instrucción 10 de Barcelona, Miriam de Rosa, alude en un auto al que ha tenido acceso Europa Press a su arraigo en España para dejarlo en libertad con cargos.

   Considera que la documentación aportada por la defensa demuestra que Sarr "está lo suficientemente integrado en este país como para minimizar el riesgo de fuga que su libertad comportaría" y enumera una serie de actividades que ha desarrollado el portavoz de los manteros que lo acreditan.

   "Se trata de una persona activa en formaciones prelaborales e insertada en su entorno social desde hace años", señala el auto, que recoge varios cursos realizados en los últimos años y su participación en diferentes programas.

   En lugar de la prisión provisional, la jueza ha acordado las "medidas personales menos gravosas" de prohibirle salir de España mientras se investiga la causa, la entrega de su pasaporte y la obligación de comparecer en el juzgado dos días a la semana; lo mismo ha decidido en los otros tres casos.

LA OPERACIÓN POLICIAL

    Son cuatro de los siete manteros detenidos el 28 de julio por una delito contra la propiedad industrial, en una operación en la que se desmanteló un piso céntrico en el que se almacenaba una gran cantidad de material y que los Mossos d'Esquadra consideran uno de los principales puntos de distribución de material falsificado en Barcelona.

   Según los Mossos, los detenido no sólo vendían los productos falsificados sino que presuntamente se dedicaba a realizar directamente la falsificación comprando productos sin marca para después estampar las etiquetas con técnicas más o menos avanzadas.

   Los agentes localizaron sobre un millar de distintivos de marcas internacionales preparados par ser enganchados en bolsos y maletas, así como anagramas de marcas conocidas preparados para realizar estampaciones en zapatillas deportivas.