Los letrados del Parlament proponen sustituir a los diputados suspendidos por diputados de su grupo

Roger Torrent preside el pleno del Parlament
EUROPA PRESS
Actualizado 16/07/2018 22:27:45 CET

BARCELONA, 16 Jul. (EUROPA PRESS) -

Los letrados del Parlament han propuesto este lunes a la Mesa de la Cámara que los diputados suspendidos por el Tribunal Supremo sean sustituidos por otros diputados de su propio grupo en el hemiciclo, explican fuentes parlamentarias.

La Mesa a petición del PSC solicitó un dictamen a los letrados del Parlament para saber cómo se debía aplicar la suspensión dictada por el juez del Supremo Pablo Llarena de los seis diputados investigados por el proceso independentistas, entre ellos, el expresidente Carles Puigdemont.

Con esta decisión los letrados consideran que se cumple el dictamen del juez: avalan la suspensión del Supremo, pero mantienen inalterada la mayoría independentista en la Cámara y les mantienen el acta.

En el informe recogido por Europa Press, los letrados señalan que hay dos posibilidades sobre cómo aplicar la suspensión de los diputados "durante el tiempo que estén suspendidos".

En primer lugar, apuntan la opción de que se introduzca una reforma del reglamento del Parlament para establecer un mecanismo de sustitución temporal de los diputados suspendidos y en este caso el diputado que "actuara temporalmente como sustituto lo haría con plenitud de facultades y no como mero delegado del diputado reemplazado".

Proponen que el sustituto sea el primer miembro de la misma candidatura que no ha sido elegido en las elecciones o uno de los candidatos suplentes, y que esta sustitución finalice cuando decaiga la medida de suspensión, es decir, que los sustituyan temporalmente.

La otra posibilidad --mientras no se haga esta modificación del reglamento-- es que un diputado de la Cámara del mismo grupo parlamentario asuma las funciones del diputado suspendido, en un mecanismo que funcionaría de manera parecida a la delegación del voto pero manteniendo el acta.

"Esto debería permitir funcionalmente que el diputado suspendido ejerciera su derecho de voto (en este caso por sustitución, no por delegación), así como suscribir las iniciativas parlamentarias oportunas", relata el informe.

De esta manera, afirman que "el diputado sustituto estaría doblemente legitimado, disponiendo al efecto de dos firmas, la propia y la del sustituto", y que esto también se aplicaría en las comisiones en las que participan diputados suspendidos.

Además, los letrados avisan de que corresponde a la Mesa del Parlament adoptar "los acuerdos pertinentes" sobre esta cuestión.

CUESTIONAN A LLARENA

En las conclusiones del informe, los letrados de la Cámara cuestionan la decisión del juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena de suspender a estos diputados por la causa del proceso independentista.

Ponen en duda que una medida cautelar pueda modificar la correlación de fuerzas parlamentarias, y consideran que la aplicación de la suspensión no puede ser mecánica sino que "requiere de una intervención de los órganos propios competentes para concretar de forma precisa la aplicación de la resolución judicial".

"La regulación del reglamento del Parlament relativa a la suspensión de los derechos parlamentarios no debe ceder ante las previsiones de la ley procesal penal, ni exceder la autonomía parlamentaria", añaden.

Asimismo, apuntan que, según la interpretación del TC del artículo 384 bis de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, solo se puede aplicar en presuntos delitos de rebelión que hayan utilizado armas o haya casos de terrorismo, que los letrados consideran que no se han producido, por lo que la suspensión "presenta serias dudas en cuanto a su efectividad".

Además, rechazan que los diputados sean suspendidos por el artículo 25.4 del reglamento del Parlament --que establece la suspensión automática de diputados juzgados por corrupción--, ya que consideran que el término 'corrupción' que recoge este artículo del reglamento no se puede aplicar en un caso de presunta malversación.

EL PRIMER INFORME DE RIDAO

Este informe supone el primer documento de Joan Ridao desde que ha sido designado letrado mayor del Parlament a propuesta del presidente de la Cámara, Roger Torrent, y con el aval de la mayoría independentista del órgano.

Antes de su nombramiento, al frente de los letrados de la Cámara se situaba Antoni Bayona, que se habían pronunciado en contra del criterio de la mayoría independentistas advirtiendo de que ciertas iniciativas podían ser ilegales.

El nombramiento de Ridao levantó las críticas de la oposición por su pasado en el mismo partido que Torrent: fue el secretario general de ERC.