Millet y Montull orquestaron un "acuerdo criminal" entre el Palau, CDC y Ferrovial

Daniel Osácar, extesorero de CDC
EUROPA PRESS
Actualizado 15/01/2018 19:03:01 CET

Acreditadas cuatro adjudicaciones, entre ellas la L9 y la Ciutat de la Justícia

BARCELONA, 15 (EUROPA PRESS)

La Audiencia de Barcelona considera probado que el expresidente del Palau de la Música Fèlix Millet y su mano derecha, Jordi Montull, orquestaron un "acuerdo criminal" entre la entidad cultural, CDC y la empresa Ferrovial para cobrar por la concesión de obra pública.

Según la sentencia del caso hecha pública este lunes, Millet y Montull pactaron con los extesoreros de CDC Carles Torrent (ya fallecido) y Daniel Osàcar --"sin excluir la participación de otras personas de esta formación que no han podido ser completamente identificadas"-- que Ferrovial entregaría dinero al partido a cambio de que éste garantizase la adjudicación de obra pública anualmente.

Millet, Jordi Montull y su hija, Gemma Montull, participaron en el desarrollo, perfeccionamiento y mantenimiento de este entramado y pusieron a disposición de Ferrovial y de CDC "toda la estructura económica del Palau para que pudieran ocultar el pago y cobro, respectivamente, de las comisiones, bajo la forma de patrocinio, los primeros, y bajo la de convenios de colaboración y pago de facturas por servicios no prestados para el Palau, los segundos".

La sentencia detalla que la comisión que Ferrovial y CDC pactaron era del 4% del importe del total de las adjudicaciones obtenidas y esta cantidad se repartiría "entre CDC, por un lado, y Millet y Montull por otro, en un porcentaje de un 2,5% para el partido y un 1,5% para estos".

A su vez, Millet y Montull se repartían el porcentaje que les correspondía en un 80% para el primero y un 20% para el segundo: "Este acuerdo criminal se mantuvo ininterrumpidamente desde antes del año 1999 hasta el 2009, cesando el mismo a raíz de la entrada y registro en las instalaciones del Palau de la Música acordada judicialmente".

Las comisiones con destino a CDC "se hacían llegar de forma enmascarada, sirviéndose para ello de la estructura jurídico-financiera del Palau de la Música, que Fèlix Millet y Jordi Montull, con la determinante cooperación de Gemma Montull, ponían a tal efecto a su disposición".

Desde 1999 hasta julio de 2009, el total de comisiones satisfechas por Ferrovial a CDC "ascendió, como mínimo, a 6.676.105 euros y el total de comisiones satisfechas por Ferrovial a Félix Millet y Jordi Montull por su mediación ascendió, como mínimo, a 3.505.895 euros".

Se han acreditado al menos cuatro adjudicaciones en virtud del entramado: el revestimiento de la acequia Bellet del río Ebre en noviembre de 2000 por 439.008.854 pesetas; el expediente de construcción del pabellón municipal de Sant Cugat del Vallès (Barcelona) en 2002 por 4.176.019 euros; la construcción de la Línea 9 del Metro de Barcelona a partir de 2001 por 665.698.558 euros, y la construcción de la Ciutat de la Justícia en 2003 por 263.035.900 euros.

GEMMA MONTULL LO PERFECCIONÓ

Millet y Montull fueron los precursores de la trama y la posterior incorporación de Gemma Montull como directora financiera permitió perfeccionarla: "Se pasó paulatinamente de un sistema basado fundamentalmente en la entrega de cantidades en metálico a un sistema mucho más sofisticado, vehiculando dichas entregas de cantidades a través del abono de facturas a terceros por servicios nunca prestados para el Palau".

El total de comisiones satisfechas por Ferrovial a CDC ascendió, como mínimo, a 6.676.105 euros, y se hizo mediante tres etapas: al principio se hacían sobre todo entregas en efectivo a los extesoreros de CDC Carles Torrent y Daniel Osàcar, para lo que Millet y los Montull utilizaban transferencias bancarias y cheques al portador.

Después se incorporaron falsos convenios por valor de 630.655 euros entregados entre 1999 y 2008 a través de la colaboración con la Fundació Ramon Trias Fargas, después denominada CatDem y vinculada a CDC.

Una parte de las comisiones satisfechas por Ferrovial a CDC se vehiculó a través de aportaciones dinerarias del Orfeó a la CatDem bajo la apariencia de siete convenios de colaboración cultural firmados entre 1999 y 2008, "los cuales no respondieron a colaboración cultural alguna y sí al mecanismo ilícito que se viene describiendo".

La tercera modalidad de cobro, la última y más perfeccionada, se hacía a través de sociedades: "A partir del 2004 se varió el esquema operativo a la hora de disimular la transferencia de fondos de Ferrovial a CDC, sofisticándose gracias a Gemma Montull".

La sentencia señala que "2.303.552 euros fueron entregados a CDC mediante un sistema de facturación mendaz a la Fundació Orfeó Català, por varias sociedades mercantiles que se prestaron a ello en beneficio" de CDC.

"Fue progresivamente disminuyendo la utilización de talones al portador hechos efectivos en ventanilla y posterior entrega en efectivo al tesorero de la formación política, pasándose a una sistemática confección de facturas falsas que eran giradas a la Fundació por determinadas mercantiles".

Dichas facturas, o bien se referían a servicios inexistentes y dotaban de fondos a dichas mercantiles que con los mismos efectuaban donaciones a CDC, o bien se originaban en servicios en realidad prestados no en beneficio del Palau de la Música, sino de CDC.

Las mercantiles involucradas en este sistema fueron Mail Rent, New Letter Market Directo, Letter Graphic, Altraforma, Hispart y Publiciutat, cuyo importe facturado asciende a 2.303.552 euros.