Actualizado 08/03/2021 13:01 CET

La Oficina del Parlamento Europeo en Barcelona analiza la situación de la mujer en la pandemia

Diálogo sobre el empoderamiento de las mujeres durante la pandemia, organizado por la oficina del Parlamento Europeo en Barcelona.
Diálogo sobre el empoderamiento de las mujeres durante la pandemia, organizado por la oficina del Parlamento Europeo en Barcelona. - EUROPA PRESS

Mujeres profesionales destacan los retos de igualdad en ciencia, cuidados y tareas reproductivas

   BARCELONA, 8 Mar. (EUROPA PRESS) -

   La Oficina del Parlamento Europeo en Barcelona ha debatido este lunes las dificultades y retos para el empoderamiento femenino durante la pandemia de Covid-19, en un acto presencial y telemático con la eurodiputada Diana Riba (Verdes/ALE), la viróloga e investigadora del IRTA-CReSA Júlia Vergara-Alert y una cofundadora de la Asociación Mujeres Migrantes Diversas, Carmen Juares.

   Riba (Verdes/ALE) ha empezado explicando que el 21 de enero la Eurocámara aprobó un informe sobre la estrategia de la Unión Europea para la igualdad de género, del que ha destacado sus contenidos en el ámbito económico y laboral, sobre derechos sexuales y reproductivos y sobre la violencia de género.

   La eurodiputada ha pedido "trabajar para construir una nueva economía, que tenga a las personas en el centro y valore los cuidados", y ha destacado que los empleos que han debido afrontar la pandemia están compuestos mayoritariamente por mujeres, que se han visto expuestas al virus y se han visto afectadas por sus consecuencias, ha dicho.

   También ha lamentado que la pandemia ha minado los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, ya que muchos servicios dedicados a la mujer han tenido que cerrar, por la concentración de recursos sanitarios, y países como Polonia "han utilizado esta crisis para prohibir el derecho al aborto".

REPLANTEAR LA VIOLENCIA DE GÉNERO

   Además ha afirmado que la violencia de género durante la pandemia ha sido una "lacra que no ha hecho más que agravarse" y ha pedido incorporar la violencia de género a la lista europea de crímenes, lo que abriría la puerta a articular una directiva específica que armonice los mecanismos de persecución y castigo de estos delitos.

   La eurodiputada confía en que desde ahora se puedan hacer "propuestas más concretas para dejar un mundo mejor", y ha puesto en valor la transversalidad que se ha conseguido a nivel político en la elaboración del informe.

LIDERAR GRUPOS DE INVESTIGACIÓN

   Júlia Vergara-Alert (IRTA-CReSA) ha lamentado que los hombres "tienen más voz" dentro del ámbito científico, ya que copan la mayoría de liderazgos de grupos de investigación, mientras que hay mujeres detrás de avances tan importantes como las tecnologías que usan ciertas vacunas contra la Covid-19.

   Ha explicado algunas experiencias suyas siendo líder de grupo, como darse por hecho que compañeros hombres eran los líderes, y cuando fue madre llegó a preguntarse "si valía la pena tanto esfuerzo" para conciliar su carrera profesional con su vida familiar.

   "No puedo competir con un hombre que no se queda embarazado 9 meses", ha dicho, si bien ha puesto en valor que las mujeres tienen una eficiencia demostrada en organizarse.

CUANDO SE PIERDE LA ESFERA PERSONAL

   Carmen Juares (Asociación Mujeres Migrantes Diversas) se ha centrado en el impacto de la pandemia en el sector de los trabajos del hogar y los cuidados: "El modelo actual se aguanta gracias a la invisibilización y al no reconocimiento de las tareas reproductivas".

   Ha alertado sobre la desaparición de la esfera personal de las mujeres que se dedican a los cuidados, sea profesionalmente o en el ámbito familiar, y ha pedido dotar de recursos suficientes a la ley de dependencia.

   También ha reseñado que muchos de estos empleos los asumen mujeres en situación administrativa irregular, y que a menudo se incumplen los derechos laborales.

   Ha asegurado que muchas empresas de economía colaborativa, u otras profesiones que se están digitalizando, "esconden una explotación laboral pura y dura" y penalizan a las mujeres por serlo: ha puesto como ejemplo casos de repartidoras con malas valoraciones de clientes por rechazar insinuaciones sexuales, lo que acaba causando sanciones de la empresa a la trabajadora.

Para leer más