Las personas con más recursos contribuyen menos a las acciones contra el cambio climático

Sequía, cambio climático
URV
Publicado 05/11/2018 18:17:00CET

TARRAGONA, 5 Nov. (EUROPA PRESS) -

Las personas con menos recursos contribuyen en mayor medida a las acciones contra el cambio climático, según concluye una investigación creada a través de un experimento de ciencia ciudadana que propone actuar de forma colectiva contra el calentamiento global.

La investigación, publicada en la revista 'Plos One', la han llevado a cabo investigadores de la Universitat Rovira i Virgili (URV), la Universitat de Barcelona (UB), la Universidad de Zaragoza y la Universidad Carlos III de Madrid

El estudio, en el que se ha medido cómo actúa un grupo de personas ante un perjuicio común, ha puesto de manifiesto que las personas están dispuestas a aportar más o menos dinero para combatir el cambio climático según su poder adquisitivo.

Para conseguirlo, los investigadores diseñaron un experimento de ciencia ciudadana en el que participaron más de 320 personas divididas en 54 grupos de seis.

El funcionamiento ha sido el siguiente: distribuían 240 euros a cada grupo, cuyos miembros ni se conocían ni se podían relacionar entre ellos.

A cada miembro del grupo se le daba una cantidad concreta de dinero; en la mitad de los grupos, todos dispusieron del mismo capital de 40 euros cada uno y en la otra mitad, el dinero se distribuyó de forma desigual: desde 20 hasta 60 euros a cada miembro.

PLANTAR ÁRBOLES

A partir de aquí, cada persona debía aportar dinero a un bote común con el reto de lograr, después de diez rondas, un total de 120 euros dedicado a una acción contra el cambio climático; en concreto, plantar árboles en la sierra de Collserola (Barcelona).

Con el dinero que les quedaba obtenían vales de compra, según ha informado la URV, que ha explicado que al empezar el experimento, todos sabían con qué cantidad de dinero contaba cada uno y en cada ronda podían conocer cuánto había aportado cada participante.

De este modo, se ponía a prueba el esfuerzo económico que está dispuesto a hacer cada uno por un beneficio colectivo, en este caso relacionado con el cambio climático.

Los resultados constataron que, a pesar de que todos los grupos consiguieron el objetivo colectivo de llegar a los 120 euros, "la distribución del esfuerzo fue muy poco equitativa", explica investigador del grupo de investigación Alephsys - Algorithms Embedded in Physical Systems - de la URV Jordi Duch.

Concretamente, los participantes con menos recursos contribuyeron significativamente más al bien público que los más ricos, en ocasiones, hasta dos veces más.

Los investigadores concluyeron que los más pobres formaban parte de los considerados "grupos generosos", mientras que los más ricos se clasificaban mayoritariamente en un grupo agresivo.