El Puerto de Barcelona promoverá el gas natural para atajar la contaminación del aire

Actualizado 25/10/2015 13:05:36 CET
Puerto de Barcelona
OSCAR FERRER/PUERTO DE BARCELONA

   Ecologistas y vecinos alertaron de los elevados niveles de polución de los cruceros

   BARCELONA, 25 Oct. (EUROPA PRESS) -

   El Puerto de Barcelona trabaja en un Plan de Mejora de la Calidad del Aire que tiene como eje principal promover la sustitución del fuel y el diésel que utilizan los barcos, camiones y maquinaria de terminal por gas natural licuado (GNL) y comprimido (GNC) con el fin de combatir "el problema de la contaminación del aire".

   En una entrevista de Europa Press, el jefe de Medio Ambiente del Puerto de Barcelona, Jordi Vila, ha explicado que los barcos que operan en el Puerto son responsables del 20% de las partículas en suspensión (PM10) y del 15% del óxido de nitrógeno (NOX) --agente cancerígeno-- en la región metropolitana de Barcelona formada por 40 municipios.

   Este plan llega después de que, en octubre de 2014, la Federación de Asociaciones de Vecinos y Vecinas de Barcelona (FAVB) y Ecologistas en Acción alertaran de los elevados niveles de polución, puesto que Barcelona se ha colocado como primer destino de cruceros de Europa.

   "El rol del Puerto para promover el GNL es tener infraestructuras de suministro para barcos, camiones y maquinaria", ha indicado Vila, quien prevé tener el Puerto gasificado en un plazo de dos años para acelerar el cambio de combustible, y ha subrayado que tiene una de las plantas de gas más antiguas de Europa.

   La actividad portuaria en Barcelona genera actualmente unas 5.000 toneladas de NOX, de los cuales un 95% procede del combustible que utilizan barcos y cruceros --fuel y diesel--, mientras que el gas natural licuado es más limpio porque reduce un 85% la emisión de NOX y un 100% las partículas en suspensión.

   El gas natural es "el único combustible alternativo" para barcos, según fijó la UE en la directiva de movilidad de 2014 con el fin de cumplir los valores más estrictos de emisión e inmisión en vistas a 2020-2030 y para independizarse de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep).

   Los barcos navegan con fuel pero desde 2010 están obligados a funcionar con gasóleo B en el ámbito marítimo, puesto que el fuel es mucho más contaminante: tiene un 3,5% de NOX en masa y el gasóleo B, un 0,1%, mientras que el diésel para automoción emite 0,001% de NOX, ha detallado Vila.

REDUCCIÓN DE LAS EMISIONES

   Ha condicionado la reducción de las emisiones al grado de penetración que tenga el GNL en ferris, cruceros y camiones, que se prevé del 20% en 2030: "Conseguir una reducción del 10% en NOX sería un éxito", ha subrayado Vila, quien se ha mostrado prudente porque dependerá de las infraestructuras.

   Sin embargo, ha advertido que para las operadores es "un cambio muy radical" porque es un combustible nuevo, por lo que el Port tiene la función de promover y hacerlos partícipes de esta transformación, ya que la directiva europea determina que los puertos más importantes deberán disponer de estaciones de GNL.