Raül Romeva aborda el "estigma" humano en una novela ambientada en la guerra de Bosnia

Lluís Llach, Raül Romeva y Blanca Busquets
Europa Press
Actualizado 13/04/2016 10:47:44 CET

   El conseller presenta su tercera novela, 'Pont de cendra'

   BARCELONA, 12 Abr. (EUROPA PRESS) -

   El conseller de Asuntos Exteriores, Relaciones Institucionales y Transparencia, Raül Romeva, ha presentado este martes su novela 'Pont de cendra' (Ara Llibres), que reflexiona sobre "el estigma, el etiquetaje y la simplificación" de los comportamientos humanos a partir de la guerra de Bosnia.

   Romeva ha presentado su tercera novela en Barcelona acompañado por el cantautor y diputado de JxSí en el Parlament Lluís Llach, la escritora Blanca Busquets y la editora Izaskun Arretxe, que animó al político a pasar del ensayo a la ficción.

   "Algo que siempre me ha sulfurado es el etiquetaje, la simplificación de los comportamientos humanos, como si las personas fuéramos seres monoideológicos, monotemáticos y monosexuales", ha criticado Romeva, que estuvo en Bosnia durante el conflicto bélico.

NEGOCIACIÓN JXSÍ-CUP

   Lluís Llach ha dicho que Romeva tiene "una cabeza moderna con una visión muy moderna de la vida y del ser humano", y ha recordado que Romeva le dejó leer el libro durante la negociación postelectoral JxSí-CUP.

   Romeva ha vinculado precisamente el tema de la novela a la negociación JxSí-CUP, en que se vivió mucha presión debido a que había "muchas sensibilidades distintas, muy beligerantes; muchas, marcadas por estereotipos debido a los prejuicios".

   "Nos tocó el trabajo de bastir puentes entre sensibilidades diversas. Nos tocó hacer el papel que toda sociedad debe hacer para progresar", ha explicado el político, que ha recordado que el puente de Mostar (Bosnia) que fue objetivo militar precisamente porque unía realidades que tenían muchos nexos.

   "Muchas veces creemos que estamos más protegidos en la trinchera, pensando que con los nuestros siempre estaremos seguros. Llega un momento en que siempre, para sobrevivir, es necesario salir de la trinchera e ir a encontrar la trinchera vecina", ha añadido.

DEL ENSAYO A LA FICCIÓN

   Romeva, que se considera aprendiz de escritor, ha relatado que considera la ficción una forma de comunicarse, tras recordar que empezó escribiendo ensayo: "El ensayo tiene un problema: te tienes que regir por elementos verídicos, comprobables y absolutamente ciertos".

   En cambio, la ficción permite crear un mundo propio, aunque admite que al principio cambiar la realidad por la ficción le costó porque se sentía mal: le parecía "traicionar un hecho".

PROTAGONISTAS FEMENINAS

   Blanca Busquets, que ha calificado la novela de "delicadamente literaria", ha alabado la sensibilidad de Romeva por saber escribir como una mujer, puesto que la protagonista es femenina, hecho que sucede en sus otras novelas.

   Según Romeva, eligió a una protagonista para que el personaje estuviera más separado del autor, aunque después se ha dado cuenta de que estaba equivocado: "Es absolutamente imposible establecer categorías, incluso desde el género".

HOMENAJE A JULES VERNE

   La novela también es un homenaje a Jules Verne, "estigmatizado por pensar diferente y ver más allá de lo que los cánones de la época le permitían"; y además ha recordado al inventor del primer submarino tripulado, Narcís Monturiol, también por romper corsés.

   "Siempre aquél que hace algo por primera vez deberá enfrentarse a la incomprensión", según el autor, que ha mostrado respeto por todos los que rompen estigmas, esquemas y etiquetas.

   Sobre el proceso soberanista, ha esperado una corta transición hacia la independencia y se ha considerado como una persona persistente que tiene muy claro que las cosas no son fáciles, pero está convencido de que cada paso adelante lo será en la dirección correcta: "Tenemos que seguir caminando por muchas etiquetas que nos quieran colgar".