Actualizado 23/09/2015 14:37 CET

SíQueEsPot se reivindica como el PSUC del siglo XXI

María Salvó, de 95 años
EUROPA PRESS

La última componente de las 'Mujeres del 36' tacha a Muriel Casals de "traidora"

BARCELONA, 23 Sep. (EUROPA PRESS) -

El número tres de la lista de SíQueEsPot, Joan Coscubiela, ha reivindicado la memoria del PSUC de la mano de históricos de las Juventudes Socialistas Unificadas (JSU), como Maria Salvo, Lluis Martí Bielsa y Enric Pubill, para sostener que "que estén dando apoyo a SiQueEsPot pone de manifiesto que esa candidatura puede ser y será el PSUC del siglo XXI".

En atención a los medios en la plaza del Diamant de Barcelona en compañía de los coordinadores nacionales de ICV, Dolors Camats y Joan Herrera; el número seis de la candidatura, Joan Josep Nuet; el diputado ecosocilista David Comanyon; el exlíder de ICV de Barcelona, Ricard Gomà, y el candidato de SíQueEsPot Lluís Rabell, que ha lamentado que el cabeza de lista de Junts pel sí, Raül Romeva, ponga su pasado al servicio del presidente de la Generalitat Artur Mas.

"Raül Romeva no tiene detrás a nadie, su papel al frente de la lista es solo tapar a Mas y esgrimir su pasado y su militancia para ocultar el proyecto político y los propósitos de quien pretenden hacer realmente presidente de la Generalitat", ha censurado.

MURIEL CASALS, "TRAIDORA"

La última componente de las 'Mujeres del 36' --cuyo proyecto era recuperar la memoria histórica--, que pasó en prisión 17 años y estuvo exiliada otros 12 por tratar de reunificar las Juventudes Socialistas Unificadas (JSU), Maria Salvo, de 95 años, ha explicado que para ella es "incomprensible" que alguien que haya militado en el PSUC respalde ahora a Mas a través de la lista de Junts pel sí.

Se ha mostrado sorprendida con el giro ideológico de Casals, "porque en la vida se pude cambiar de gustos, pero de ideologías es bastante difícil", ha explicado aclarando que ella defendía esos ideales de verdad y que fue encarcelada no por lo que hizo, sino por lo que podía llegar a hacer.

"Me sorprende además que Casals diga que es 'exPSUC' porque ella ha traicionado a esta organización, ahora no tiene nada que ver con lo que antes defendía", ha dicho, y la ha catalogado en ese grupo de personas que a su juicio se subió al tren del PSUC cuando pensaban que era el bueno, y cuando creyeron que había descarrilado cambiaron de convoy.

Ha recordado también que las mujeres de 36 que defendieron la memoria histórica no iban "con el carné en la boca" y defendieron sus ideales con todas las consecuencias hasta el final.

Para leer más