Sucesos.- Detenidos cinco rumanos en Calella (Barcelona) que obligaban a robar y a prostituirse a jóvenes compatriotas

Actualizado 29/10/2007 20:00:42 CET

Sucesos.- Detenidos cinco rumanos en Calella (Barcelona) que obligaban a robar y a prostituirse a jóvenes compatriotas

Actualizado 29/10/2007 20:00:42 CET

BARCELONA, 29 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los Mossos d'Esquadra han desmantelado en Terrassa y Calella (Barcelona) una banda de origen rumano que obligaba a chicas de su país a prostituirse y a robar. También se acusa a los detenidos de retener a menores de edad para falsificarles el pasaporte y obligarlas a prostituirse como mayores de 18 años.

La investigación ha sido muy rápida y empezó el viernes de la semana pasada cuando los Mossos detuvieron en Terrassa a dos mujeres rumanas por varios hurtos en un supermercado de la ciudad. Estas mujeres ya acumulaban varias detenciones por hechos similares.

Las dos detenidas explicaron que actuaban coaccionadas por una organización dirigida por compatriotas suyos que les amenazaban con dañar a sus familiares en su país de origen. Una de ellas aseguró también que la misma banda tenía a su hija de 16 años retenida en un domicilio de Calella para obligarla a ejercer la prostitución.

Mientras la retenían intentaban manipular el pasaporte de la menor para simular que tenía más de 18 años y así evitar problemas cuando ejerciera la prostitución.

La madrugada del sábado se entró en el domicilio de los sospechosos en Calella, donde encontraron a la menor, además de una bolsa forrada con papel de aluminio para evitar los detectores de metal de los supermercados, una libreta con anotaciones de supermercados, así como licores y productos de perfumería.

En el piso detuvieron a los cinco presuntos responsables de la organización. El grupo acogía a jóvenes rumanas con la promesa de trabajar cuidando ancianos o niños. Una vez en Barcelona las obligaban a robar en supermercados para conseguir un número importante de licores y otros productos valiosos que después revendían en el mercado negro, o las coaccionaban para que se prostituyeran.

A uno de ellos, de 22 años, le constan nueve detenciones, todas por hurtos. Tras pasar a disposición el domingo, el juez de guardia de Arenys de Mar decretó su ingreso en prisión.

La investigación sigue abierta para localizar alguna posible ramificación del grupo.