Actualizado 24/03/2007 17:31 CET

Una veintena de expertos internacionales reclaman crear una red internacional sobre religión y desarrollo sostenible

BARCELONA, 24 Mar. (EUROPA PRESS) -

Una red internacional que haga posible que las confesiones religiosas sean un instrumento más que contribuya al desarrollo sostenible. Ésta es una de las principales conclusiones de un encuentro organizado por UNESCOCAT que se ha celebrado desde el jueves hasta hoy en Barcelona y que ha reunido a una veintena de expertos sobre religión y sostenibilidad.

"Las organizaciones de base religiosas hacen una contribución fundamental en los países en vías de desarrollo", aseguró hoy en declaraciones a Europa Press el director de Unescocat, Agustí Colomines. "Estas entidades son responsables del sistema educativo, porque en estos países no hay redes públicas potentes. De ahí la importancia de que estas organizaciones transmitan valores como la sostenibilidad", afirmó.

Colomines destacó la importancia de que las confesiones religiosas "incorporen" la sostenibilidad como un valor. "La relación entre sostenibilidad y religión no siempre ha existido, y es a partir de los últimos años cuando se ha consolidado", puntualizó.

Algunas tradiciones religiosas, como las religiones indígenas o las orientales, han mostrado un claro respeto hacia la armonía con el medio natural. En cambio, en las tradiciones abrahámicas (judaísmo, cristianismo, islam), este compromiso se ha ido forjando durante los últimos años.

Lo más leído

  1. 1

    Detenida una mujer tras cortar una cuerda de sujeción de un operario a una altura de 13 plantas

  2. 2

    Primera querella contra Illa tras salir de Sanidad, por homicidio, lesiones y prevaricación en su gestión de la pandemia

  3. 3

    La reacción de Francisco Rivera a los insultos de "chulo" y "prepotente" por parte de Isabel Pantoja

  4. 4

    Al menos 700 personas, entre políticos y altos cargos, se han vacunado ya sin corresponderles y sólo 9 han dimitido

  5. 5

    El coronel Sánchez Corbí, que fue cesado por Marlaska como jefe de la UCO, deja la Guardia Civil por la empresa privada