Actualizado 19/07/2012 01:47 CET

Wert defiende que las evaluaciones finales a los alumnos tendrán contenidos homogéneos para todas las CC.AA.

Recalca que los sistemas de evaluación externos estandarizados llegan a conseguir una mejora del rendimiento entre el 20 y el 40%

MADRID, 18 Jul. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, ha subrayado que las evaluaciones finales que se realicen al final de cada etapa educativa tendrán contenidos homogéneos para todas las comunidades autónomas, al término de la Conferencia Sectorial de Educación, donde se ha reunido con los consejeros autonómicos para presentarles el proyecto de la reforma educativa que en torno al mes de octubre el Gobierno presentará en el Congreso.

Así lo ha afirmado el titular de Educación después de que el consejero catalán haya afirmado que las evaluaciones finales que plantea la reforma invaden competencias. En concreto, el titular de Educación ha insistido en este sentido en que la vigente Ley Orgánica de Educación (LOE) ya incluye que entre las referencias genéricas a cumplir en las evaluaciones esté la de permitir la comparación de rendimientos entre comunidades y la homogeneización de las mismas en todo el Estado.

Es decir, no piensa en una concepción "monolítica y rígida" de esas evaluaciones pero sí en el hecho de que éstas contengan contenidos "transversalmente homogéneos" suficientes para permitir dicha comparación, que ya era un objetivo contemplado en la LOE.

"Para nada toda la evaluación tiene que ser uniforme, puede contener partes variables y nuestra obsesión no es la propiedad de la evaluación porque con ella tiene más cosas que hacer la comunidad autónoma. Pero sí la parte común de la evaluación tiene una parte intrínseca que seremos capaces de conseguir con las comunidades", ha insistido.

Además, ha recalcado que estudios internacionales acreditan que la existencia de sistemas de evaluación externos estandarizados llegan a conseguir una mejora del rendimiento entre el 20 y el 40 por ciento. Es más, ha destacado que los estudiantes españoles no son ni incapaces, ni tontos, ni vagos, y como ya adelantó este martes en un Desayuno Informativo de Europa Press, la existencia de la evaluación va a proporcionar "incentivos positivos" para que los alumnos se esfuercen más y obtengan mejores resultados.

Por otro lado, sobre si la elección temprana de un itinerario formativo es segregador, Wert ha negado que estas pruebas lo sean porque, a su juicio, esta posibilidad está "fuertemente asociada" en la lucha contra el abandono escolar.

De hecho, ha hecho hincapié en que todos los casos de éxito de este tipo están correlacionados con la elección temprana de los itinerarios y dice que no se pueden confundir con la segregación. En su opinión, lo que segrega más es que por la rigidez del sistema una cuarta parte de alumnos abandonen el ciclo obligatorio o detengan su formación cuando lo completen. "Este es el mayor ataque a la equidad que puede producir un sistema", ha llamado la atención.

LA ESPAÑA DE LOS 60

Sobre la acusación de algunos sectores, como el Sindicato Estudiantil o IU, que afirman que esta reforma retrotrae a la España de los años 60, Wert cree que se trata de una opinión "infundada" sobre el carácter retroactivo de la reforma y sólo aquel que no tiene en su cabeza más que referencias al pasado es el que ha visto dichos elementos del pasado en la reforma, "que no tiene". De hecho, ha ironizado con que el concepto de la reválida ha tenido que escribirse en "tinta simpática" en el texto de la reforma, porque en ningún momento aparece.

Preguntado sobre la diferencia entre una reválida y una prueba de evaluación, el máximo responsable de Educación ha puntualizado que una reválida atiende a aquellos conocimientos que haya aprendido el alumno en ese ciclo, mientras que una prueba de evaluación demostraría aquellas capacidades que el alumno ha desarrollado a lo largo de su estudio, relacionado con las distintas habilidades adquiridas. "Similar a las pruebas PISA", ha apostillado. De hecho, el PP ha presentado en el Congreso una propuesta en esta línea que plantea la implantación de un sistema de evaluaciones a alumnos similar al de PISA.

UNA ERRATA EN LA REFORMA

Por otro lado, Wert ha reconocido que la reforma educativa contenía una errata que ya ha sido retirada de la web, en referencia una de las medidas de atención individualizada en el caso de los Programas de cualificación profesional, que mencionaba que estaban dirigidos a "alumnos con dificultades de adaptación o situación socioeconómica desfavorable.

A su vez, tras más de cuatro horas de reunión, ha destacado la voluntad de diálogo y el amplio consenso en identificar los problemas fundamentales de la educación entre las comunidades autónomas y, por tanto, la necesidad de la reforma.

"Como es natural", ha dicho que se han producido discrepancias, aunque eso sí, ha destacado que en todos los casos se quiere profundizar en el diálogo y la deseabilidad de que esta reforma repose en un acuerdo político de "amplio espectro", que no sea una reforma que tenga simplemente la base del partido que sustenta al Gobierno, sino que cuente con un apoyo mayor.

"Desde el Ministerio hay satisfacción con el espíritu de la reunión, nuestra confianza en que vamos a ser capaces en conseguir acuerdos sobre los aspectos del contenido de la reforma y nuestra esperanza de que el camino que hoy emprendemos, precedido de contactos con la comunidad educativa, nos puede llevar a alcanzar a un acuerdo que dé solidez y estabilidad a la reforma", ha apostillado.