Actualizado 18/02/2015 15:47 CET

Los motines en el centro de menores los protagonizan mayores de edad

Así lo comprueban con las pruebas oseométricas que se les realizan porque "cuatro de cada diez extranjeros mienten sobre su edad"

   MELILLA, 18 Feb. (EUROPA PRESS) -

   La consejera de Bienestar Social y Sanidad del Gobierno de Melilla, María Antonia Garbín (PP), ha asegurado este miércoles que "una gran parte de los menores que han participado en los motines" que se han registrado en el Centro de Acogida de Menores 'La Purísima' "son mayores de edad".

   A preguntas de los periodistas, Garbín ha indicado que los autores de estos sucesos en el centro de acogida de menores extranjeros no acompañados (Menas) de Melilla acudieron a la instalación en los días previos a los dos motines que se han registrado, uno el 31 de diciembre de 2014 y un segundo el 31 de enero de 2015, que se saldaron con nueve detenidos uno y siete detenidos otro, en una intervención en las que tuvieron que actuar los antidisturbios de la Guardia Civil.

   "Entraron el día antes diciendo que eran menores y no dio tiempo para realizarles las pruebas oseométricas" que determinan científicamente la edad real de una persona, por lo que no pudieron ser detectados como mayores de edad antes de que se produjeran estos incidentes  en los que se enfrentaron a los educadores con amenazas y objetos como cuchillos, barras de hierro, cristales y piedras, que iban recopilando mientras rompían el mobiliario.

DETONANTE

   En ambos casos el detonante de los revueltas de los menores fue la negativa de los educadores a permitirles salir del centro fuera del horario establecido, que son los momentos del día que los menores para ir el puerto e intentar colarse en los barcos que parten del puerto de Melilla con destino a Málaga, Almería y Motril (Granada).

   La titular de Bienestar Social ha aseverado que, según los estudios que realizan en su Consejería sobre el perfil de los acogidos en 'La Purísima', "cuatro de cada diez extranjeros que dicen ser menores de edad, mienten", motivo por el que la Ciudad Autónoma realiza las pruebas médicas oseométricas, para conocer la edad de los aspirantes a ser acogidos. Sin embargo, en caso de tener más de 18 años y de nacionalidad marroquí, son repatriados automáticamente.

   El centro de acogida de menores extranjeros no acompañados (Menas) de Melilla acoge en la actualidad a un total de 210 niños cuando su capacidad óptima es de 160, la inmensa mayoría de origen marroquí.