Actualizado 08/08/2017 16:10 CET

Recuperan en Melilla dos vehículos de alta gama sustraídos en Francia y Alemania para su venta ilegal en Marruecos

Vehículo de alta gama sustraído intervenido en Melilla
EUROPA PRESS/GUARDIACIVIL

MELILLA, 8 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil ha recuperado en Melilla dos vehículos de alta gama sustraídos en Francia y Alemania que llegaron a la ciudad en los ferrys que enlazan con la Península y cuyo destino era Marruecos para su venta ilegal.

Según ha informado este martes un portavoz de la Comandancia de Melilla, los agentes han intervenido un tercer vehículo llegó en régimen de alquiler, incumpliendo el contrato que le impedía la salida de territorio comunitario y con la prohibición expresa de hacerlo al continente africano, "precisamente para evitar la picaresca de introducirlos en esos países y posteriormente destinarlos al tráfico ilícito, mediante denuncias falsas de robos".

Las intervenciones se han realizado durante la inspección fiscal y aduanera de los vehículos que llegan vía marítima en los buques que nos enlazan con la península.

El portavoz policial ha explicado que las gestiones realizadas a nivel comunitario con las instituciones y organismos internacionales como Europol e Interpol, así como con los consorcios privados que facilitan el acceso inmediato a las bases de datos de los fabricantes europeos más importantes de vehículos, y la experiencia acumulada por pare de los guardias civiles actuantes para el cotejo de la documentación y perfiles de manipulaciones de elementos de identificación, "han determinado sin género de dudas el robo de los vehículos intervenidos".

El primero se trata de vehículo marca Land Rover, modelo Evoque, con matrícula belga, que había sido sustraído en Alemania el pasado 7 de abril, y el segundo, un Mercedes Clase C, de matrícula francesa, el 17 de julio pasado, en Francia.

Respecto del tercer vehículo, marca Mercedes modelo C220D, y matrícula española, llegado a la Ciudad en régimen de alquiler, con contrato legal, y conducido por un ciudadano italiano, "se procedió a su intervención cautelar tras las gestiones realizadas con la empresa propietaria por incumplimiento grave de las condiciones del contrato que le prohíbe expresamente su transporte en barco, así como su traslado a África o países del Este de Europa".

Dicha fuente ha explicado que esta cláusula de las empresas de alquiler de vehículos "se establece precisamente para evitar que los mismos se destinen posteriormente al tráfico ilícito de vehículos, mediante la interposición de denuncias por robo por parte de los grupos organizados a nivel europeo que se dedican a este lucrativo negocio delictivo".

Como resultado de estos servicios, una persona ha pasado a disposición judicial en calidad de detenido, tratándose de un ciudadano de nacionalidad belga, y otras dos en calidad de investigados, dos varones de nacionalidades marroquí e italiana.

Para leer más