Alejandro Sanz, gran concierto: ¡Enhorabuena al equipo técnico!

Publicado 16/06/2019 18:54:23CET
RAUL MARTÍNEZ TERREL

   MADRID, 16 Jun. (CHANCE) -

Magia, sensibilidad, originalidad y vanguardia son las claves de este concierto de Alejandro Sanz que estrenaba el Wanda después de cerrar el mítico estado del Vicente Calderón dando el último concierto que albergaría el estadio de la ribera del Manzanares.

Tan solo han pasado dos años y Alejandro Sanz ha crecido por todos los lados, en producción y en acústica. De 10, bordado.

No cabía un alfiler aunque en pista y parecía que los astros se habían alineado para recibir al madrileño. Hasta el tiempo le acompañaba. 21 grados se respiraban en Madrid, lejos del calor que se vivió en el concierto de Más es Más (+ es +) por lo que la noche fue más mágica todavía si cabe.

El Wanda es un lugar preparado para conciertos y espectáculos, de lo más acogedor, aunque hay que contar con los tapones para acceder en coche o en el metro, pero en estadio se puede estar cómodamente aunque ya sabéis que los que van a pista el hecho de estar más cerca del escenario, es algo inherente a los conciertos, a la comodidad y el calor de tener a alguien muy cerca de ti... Las cosas de ser fan.

Alejandro Sanz aparecía en escena con un espectacular escenario formado por una A que daba un gran juego.

Nada ha tenido que ver con su concierto de los 20 años, con aquel calor que acuciaba y cuánto menos con la acústica y el escenario.

Gran juego de luces con colores predominantes como el fucsia y azules, mezclado con las luces de los pasillos del propio Wanda lo convertía en un lugar especial e inolvidable, que hacía conectar rápidamente con el público. Sin duda el equipo de producción del cantante ha hecho una labor soberbia con una puesta en escena que sorprende a propios y extraños.

El público que se hacía con sus globos para homenajear al cantante, también contribuyó. Y ya os adelantamos que, de ahora en adelante el llevarse un globo y ponerle la luz de su móvil de fondo se va a convertir en todo un clásico en cualquier concierto o en cualquier encuentro porque parece que se llena de cientos de globos.

Definitivamente Madrid se rindió a Alejandro Sanz, tanto como Sanz a su público... Un público que es fiel al madrileño y lo que quiere es seguir cantando y emocionándose con sus canciones de siempre.

No es de extrañar que se viviesen momentos muy emotivos donde se pudo ver la emoción de Alejandro Sanz con lágrimas en los ojos decía: "Madrid yo quisiera ser tuyo para siempre".

Para leer más