Actualizado 01/03/2011 16:52 CET

La feminidad de Armani y el estilo cinematográfico de Gucci triunfan en Milán

Montaje de modelos desfilando para Giorgio Armani y Gucci en la Semana de la Mod
EUROPA PRESS

MILAN, 1 Mar. (EUROPA PRESS) -

Durante estos días se ha celebrado la Semana de la Moda de Milán, donde los prestigiosos diseñadores italianos han presentado sus colecciones para la próxima temporada de otoño-invierno 2011/12 en una de las capitales de la moda por excelencia. Giorgio Armani y Gucci han salido airosos con sus propuestas de misterio, delicadeza y estilosa seducción para la mujer.

Por un lado, la lujosa firma italiana capitaneada por Giorgio Armani desplegó sobre las pasarelas de Milán una paleta de colores orientada a los tonos plata, negro y rosa pastel, en una línea que "enfatiza la belleza del cuerpo sin llegar a exhibirlo".

Con una de las leyendas de la música, Tina Turner, ocupando un privilegiado sitio en la front row, el diseñador también enseñó la variedad de texturas que reinan en su colección, sedas, satenes y ante, para dar un look mucho más opulento a las nuevas piezas.

Después de mostrar una serie de pantalones ligeramente acampanados y cortados por encima de los tobillos llegó el gran broche final del show de Armani: un brillante desfile de vestidos de gala tipo 'Cenicienta', adornados con flecos de cristal, bordados con seda de organza a mano y combinados con gargantillas de ensueño.

Y es que el propio creativo explicó hace poco que el uso de cristales en sus diseños permite a las mujeres lucir más "elegantes a la par que contemporáneas".

GUCCI Y SUS MUJERES DE CINE

Nubes flotantes de colorista piel, transparencias inaprensibles, acentos masculinos y retazos de charol para una mujer llena de misterio e ironía. La estilosa provocación de una paleta de color atrevida da paso a la colección de Gucci para la temporada otoño-invierno 2011/12. La mujer de este artista se viste con un estilo cinematográfico y un fuerte poder de seducción, como una película de cine negro pero en color.

Detalles de sastrería y proporciones setenteras exageradas, abrigos con detalles militares y cintura sincronizada, sutiles cinturones femeninos que se acentúan con un ribete de cuero y vestidos flotantes, etéreos, con transparencias y que se atan al cuello con largos fulares se fueron sucediendo en las modelos que desfilaron por las pasarelas de Milán.

La falda-pantalón se revaloriza combinada con chaquetón y botas por encima de la rodilla. En cuanto a materiales, piel sobre piel, y sobre la gama de colores, el verde azulado, óxido, verde esmeralda, cereza, lila y lima, realzados todos ellos por el tratamiento artesanal de la piel en lujosos abrigos, cuellos, mangas y boinas. Para la noche, columnas de sensualidad, vestidos de gasa y organza en movimiento y las flores pintadas a mano para un jardín secreto.

La parte de los accesorios es una auténtica clase magistral de artesanía, que siempre ha sido la marca de la casa de Gucci, marcando un decidido retorno a los bolsos más estructurados. También se llevan las pieles exóticas como la de cocodrilo, lagarto y avestruz que adoptan la paleta de color.