Actualizado 11/03/2022 09:04

La Infanta Cristina, más delgada y con profundas ojeras que denotan el complicado momento que está atravesando

La Infanta Cristina, en el debut de Pablo Urdangarín con el Barça en la Champions
La Infanta Cristina, en el debut de Pablo Urdangarín con el Barça en la Champions - EUROPA PRESS

La ex duquesa de Palma ha regresado a Barcelona tras la consolidación de la relación que Iñaki Urdangarín mantiene con Ainhoa Armentia y ha llamado la atención su rostro cansado y su evidente pérdida de peso

    MADRID, 11 Mar. (CHANCE) -

    Nada se sabía de la Infanta Cristina desde que Iñaki Urdangarín obtuvo la libertad condicional y comenzó una nueva etapa de su vida en la que cada vez Ainhoa Armentia cobra más protagonismo. Inseparable de la mujer que hizo saltar por los aires su matrimonio, el ex jugador de balonmano consolida su relación a pasos agigantados. Como muestra la revista Hola, cada vez es más habitual verlos juntos, disfrutando del dulce momento que están viviendo desde que salió a la luz su affaire el pasado 19 de enero.

    Mientras tanto, Doña Cristina continúa con su día a día en Ginebra, refugiada en su familia y en su trabajo en la Fundación Aga Khan, y, aunque tiene claro que no hay vuelta atrás en su separación de Iñaki, es innegable que no está siendo un momento fácil para ella.

La Infanta Cristina, muy seria

    Este jueves la hermana de Felipe VI ha viajado hasta Barcelona para arropar a su hijo Pablo - a quien está muy unida - en su debut en la Champions de balonmano con el primer equipo del Barça, todo un hito en la carrera deportiva del joven que la Infanta no se ha querido perder.

    Una reaparición de lo más comentada en la que nos ha llamado la atención la delgadez y la seriedad de Doña Cristina, además de las profundas ojeras que se pueden adivinar pese a que intenta ocultar su tristeza bajo la mascarilla.

Doña Cristina, muy pendiente de su teléfono

    Vestida completamente de negro - lo que evidencia su bajada de peso en los últimos tiempos - la Infanta no se perdió detalle del partido del Barcelona desde la grada, donde estuvo acompañada por una amiga con la que compartió confidencias, aunque también la vimos muy pendiente de su teléfono móvil, del que no se separó en ningún momento.

Más información