Actualizado 29/01/2020 16:41 CET

Los Reyes Felipe y Letizia marcan la distancia con la Infanta Cristina en el funeral de Doña Pilar

La Reina Letizia en el funeral de Doña Pilar
La Reina Letizia en el funeral de Doña Pilar - RAÚL TERREL

   MADRID, 29 Ene. (CHANCE) -

   Tras la muerte de la Infanta Pilar el pasado 8 de enero a los 83 años en la Clínica Ruber Internacional de Madrid tras batallar contra un cáncer de colon, la hermana del Rey Juan Carlos fue incinerada y enterrada en la intimidad por deseo de la familia. Pero este miércoles por la mañana ha tenido lugar un funeral solemne y público, que aunque no es de Estado ha tenido lugar en el Real Monasterio de El Escorial.

   Los primero en llegar han sido los hijos de Doña Pilar, fruto de su matrimonio con Luis Gómez-Acebo: Luis, Bruno, Juan, Fernando y Simoneta, quien ha demostrado estar recuperada de la neumonía que le obligó a permanecer ingresada tras la muerte de su madre.

   Tras la llegada del resto de la Familia Real, miembros de la aristocracia española y asistentes, hacían su aparición los Reyes Felipe y Letizia, coincidiendo con los dos Reyes eméritos Don Juan Carlos y Doña Sofía, además de las Infantas Elena y Cristina, con la que volvieron a coincidir en el entierro de Doña Pilar a pesar de no verse gestos ni de saludos ni de cercanía por ninguna parte.

   Igual que pudimos verla durante su visita al campo de concentración de Auschwitz con motivo de la ceremonia de conmemoración del 75º aniversario de la liberación del campo de concentración y exterminio nazi, la Reina Letizia vistió de negro riguroso y abrigada de cara a las bajas temperaturas.

   Durante el funeral se ha leído la carta del apóstol San Pablo a los Romanos, con música de Tomás Luis de Victoria del compositor y pianista francés Gabriel Urbain Fauré, y bajo la batuta del director José María Abad Bolufer y el organista Pedro Alberto Sánchez piezas del compositor y pianista francés Gabriel Urbain Fauré y de Mozart. El funeral se ha cerrado con la banda sonora de la película La Misión de Ennio Morricone. Un acto de lo más solemne con el que dar el último adiós a la duquesa de Badajoz.