Actualizado 09/03/2021 10:43 CET

Un abrasador planeta gigante parece estar orbitando la estrella Vega

Vega es la quinta estrella más brillante, excluyendo el sol, que se puede ver desde la Tierra.
Vega es la quinta estrella más brillante, excluyendo el sol, que se puede ver desde la Tierra. - STEPHEN RAHN/WIKIMEDIA

   MADRID, 9 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Nuevos indicios han sido presentados de un planeta gigante y abrasador que orbita a Vega, una de las estrellas más brillantes del cielo nocturno.

   La investigación, publicada este mes en The Astrophysical Journal, fue dirigida por el estudiante de la Universidad de Colorado en Boulder, Spencer Hurt, estudiante del Departamento de Ciencias Astrofísicas y Planetarias.

   Se centra en una estrella icónica y relativamente joven, Vega, que forma parte de la constelación de Lyra y tiene una masa dos veces mayor que la de nuestro propio sol. Este cuerpo celeste se encuentra a solo 25 años luz de la Tierra, bastante cerca, astronómicamente hablando.

   Los científicos también pueden ver a Vega con telescopios incluso cuando hay poca luz, lo que la convierte en un candidato principal para la investigación, dijo el coautor del estudio Samuel Quinn.

   "Es lo suficientemente brillante como para poder observarlo en el crepúsculo cuando la luz del sol arrasa con otras estrellas", dijo en un comunicado Quinn, astrónomo del Centro de Astrofísica Harvard y Smithsonian (CfA).

   A pesar de la fama de la estrella, los investigadores aún tienen que encontrar un solo planeta en órbita alrededor de Vega. Eso podría estar a punto de cambiar: basándose en una década de observaciones desde el suelo, Hurt, Quinn y sus colegas desenterraron una señal curiosa que podría ser el primer mundo conocido de la estrella.

AÑOS DE MENOS DE DOS DÍAS

   Si los hallazgos del equipo se confirman, el planeta alienígena orbitaría tan cerca de Vega que sus años durarían menos de dos días y medio terrestres. (Mercurio, por el contrario, tarda 88 días en dar la vuelta al sol). Este planeta candidato también podría clasificarse como el segundo mundo más caliente conocido por la ciencia, con temperaturas en la superficie que promedian los 2.976 grados Celsius.

   Hurt dijo que la investigación del grupo también ayuda a delimitar dónde podrían estar escondidos otros mundos exóticos en el vecindario de Vega.

   "Este es un sistema masivo, mucho más grande que nuestro propio sistema solar", dijo Hurt. "Podría haber otros planetas a lo largo de ese sistema. Es sólo una cuestión de si podemos detectarlos".

   "Sería realmente emocionante encontrar un planeta alrededor de Vega porque ofrece posibilidades para la caracterización futura de formas en las que los planetas alrededor de estrellas más débiles no lo harían", dijo Quinn.

   Solo hay un problema: Vega es lo que los científicos llaman una estrella de tipo A, el nombre de los objetos que tienden a ser más grandes, más jóvenes y que giran mucho más rápido que nuestro propio sol. Vega, por ejemplo, gira alrededor de su eje una vez cada 16 horas, mucho más rápido que el sol con un período de rotación que se registra en 27 días terrestres. Un ritmo tan rápido como el rayo, dijo Quinn, puede dificultar que los científicos recopilen datos precisos sobre el movimiento de la estrella y, por extensión, cualquier planeta en órbita a su alrededor.

   Para enfrentarse al juego del escondite celestial, él y sus colegas analizaron detenidamente aproximadamente 10 años de datos sobre Vega recopilados por el Observatorio Fred Lawrence Whipple en Arizona. En particular, el equipo estaba buscando una señal reveladora de un planeta alienígena: un ligero movimiento en la velocidad de la estrella.

   "Si tienes un planeta alrededor de una estrella, puede tirar de la estrella y hacer que se mueva hacia adelante y hacia atrás", dijo Quinn.

   La búsqueda puede haber valido la pena, dijo Hurt, quien comenzó el estudio como investigador de verano trabajando para Quinn en el CfA. El equipo descubrió una señal que indica que Vega podría albergar lo que los astrónomos llaman un "Neptuno caliente" o tal vez un "Júpiter caliente".

   "Sería al menos del tamaño de Neptuno, potencialmente tan grande como Júpiter y estaría más cerca de Vega que Mercurio del Sol", dijo Hurt.

   Tan cerca de Vega, agregó, el mundo candidato podría inflarse como un globo, e incluso el hierro se derretiría en gas en su atmósfera.

   Los investigadores tienen mucho más trabajo por hacer antes de poder decir definitivamente que han descubierto este planeta candente. Hurt señaló que la forma más fácil de buscarlo podría ser escanear el sistema estelar directamente para buscar la luz emitida por el planeta caliente y brillante.