Actualizado 27/09/2022 17:52

El asteroide del mayor cráter del mundo pudo medir hasta 25 kilómetros

Aspecto del cráter Vredefort visto desde un satélite
Aspecto del cráter Vredefort visto desde un satélite - LAUREN DAUPHIN / JULIA JOSHPE

   MADRID, 27 Sep. (EUROPA PRESS) -

   Un impactador que se precipitó hacia la Tierra hace 2.000 millones de años y se estrelló en un área cercana a la actual Johannesburgo, Sudáfrica, pudo medir hasta 25 kilómetros y no 15 como se pensaba.

   El impactador, probablemente un asteroide, formó lo que hoy es el cráter más grande de nuestro planeta. Los científicos han aceptado ampliamente, basándose en investigaciones anteriores, que la estructura de impacto, conocida como el cráter Vredefort, fue formada por un objeto de unos 15 kilómetros de diámetro que viajaba a una velocidad de 15 kilómetros por segundo.

   Pero según una nueva investigación de la Universidad de Rochester, el impactador podría haber sido mucho más grande y habría tenido consecuencias devastadoras en todo el planeta. Esta investigación, publicada en Journal of Geophysical Research: Planets, proporciona una comprensión más precisa del gran impacto y permitirá a los investigadores simular mejor los eventos de impacto en la Tierra y otros planetas, tanto en el pasado como en el futuro.

   "Comprender la estructura de impacto más grande que tenemos en la Tierra es fundamental", dice en un comunicado Natalie Allen, ahora estudiante de doctorado de la Universidad John Hopkins. Allen es la primera autora del artículo, basado en una investigación que realizó como estudiante en Rochester con Miki Nakajima, profesor asistente de ciencias ambientales y de la Tierra. "Tener acceso a la información proporcionada por una estructura como el cráter Vredefort es una gran oportunidad para probar nuestro modelo y nuestra comprensión de la evidencia geológica para que podamos comprender mejor los impactos en la Tierra y más allá".

   En el transcurso de 2.000 millones de años, el cráter Vredefort se ha erosionado. Esto dificulta que los científicos calculen directamente el tamaño del cráter en el momento del impacto original y, por lo tanto, el tamaño y la velocidad del impactador que formó el cráter.

   Un objeto de 15 kilómetros de tamaño y que viaja a una velocidad de 15 kilómetros por segundo produciría un cráter de unos 172 kilómetros de diámetro. Sin embargo, esto es mucho más pequeño que las estimaciones actuales para el cráter Vredefort. Estas estimaciones actuales se basan en nueva evidencia geológica y mediciones que estiman que el diámetro original de la estructura habría sido de entre 250 y 280 kilómetros durante el momento del impacto.

   Allen, Nakajima y sus colegas realizaron simulaciones para igualar el tamaño actualizado del cráter. Sus resultados mostraron que un impactador tendría que ser mucho más grande (alrededor de 20 a 25 kilómetros) y viajar a una velocidad de 15 a 20 kilómetros por segundo para explicar un cráter de 250 kilómetros de tamaño.

   Esto significa que el impactador que formó el cráter Vredefort habría sido más grande que el asteroide que acabó con los dinosaurios hace 66 millones de años, formando el cráter Chicxulub. Ese impacto tuvo efectos dañinos a nivel mundial, incluido el calentamiento del invernadero, los incendios forestales generalizados, la lluvia ácida y la destrucción de la capa de ozono, además de causar el evento de extinción del Cretácico-Paleógeno que mató a los dinosaurios.

   Si el cráter Vredefort fue aún más grande y el impacto más enérgico que el que formó el cráter Chicxulub, el impacto Vredefort pudo haber causado consecuencias globales aún más catastróficas.

   "A diferencia del impacto de Chicxulub, el impacto de Vredefort no dejó un registro de extinción masiva o incendios forestales, dado que solo había formas de vida unicelulares y no existían árboles hace 2 mil millones de años", dice Nakajima. "Sin embargo, el impacto habría afectado el clima global potencialmente más extensamente que el impacto de Chicxulub".

   El polvo y los aerosoles del impacto de Vredefort se habrían extendido por todo el planeta y bloqueado la luz solar, enfriando la superficie de la Tierra, dice. "Esto podría haber tenido un efecto devastador en los organismos fotosintéticos. Después de que el polvo y los aerosoles se asentaron, lo que podría haber tomado desde horas hasta una década, los gases de efecto invernadero, como el dióxido de carbono, que se emitieron por el impacto, habrían elevado la temperatura global potencialmente por varios grados durante un largo período de tiempo".

Más información