Actualizado 09/06/2021 11:42 CET

Colisiones en el cinturón de asteoides afectan poco a la Tierra

El cinturón de asteroides entre Júpiter y Marte es la principal fuente de material extraterrestre que aterriza en la Tierra.
El cinturón de asteroides entre Júpiter y Marte es la principal fuente de material extraterrestre que aterriza en la Tierra. - ESA/ATG MEDIALAB

   MADRID, 9 Jun. (EUROPA PRESS) -

   Por primera vez, un estudio único realizado en la Universidad de Lund en Suecia ha rastreado el flujo de meteoritos a la Tierra durante los últimos 500 millones de años.

   Contrariamente a las teorías actuales, los investigadores han determinado que las colisiones importantes en el cinturón de asteroides generalmente no han afectado en gran medida el número de impactos con la Tierra.

   Los investigadores han estado estudiando series geológicas desde el siglo XIX con el fin de reconstruir cómo la flora, la fauna y el clima han cambiado a lo largo de millones de años. Sin embargo, hasta ahora no se ha sabido casi nada sobre el flujo de meteoritos antiguos, lo que tiene sentido ya que el impacto es raro y los cuerpos celestes maltratados se descomponen rápidamente cuando encuentran el oxígeno de la Tierra. Un nuevo estudio publicado en PNAS muestra cómo los investigadores de Lund han reconstruido el bombardeo de meteoritos hacia la Tierra durante los últimos 500 millones de años.

   "La comunidad de investigación creía anteriormente que el flujo de meteoritos a la Tierra estaba conectado a eventos dramáticos en el cinturón de asteroides. Sin embargo, el nuevo estudio muestra que el flujo ha sido muy estable", dice en un comunicado Birger Schmitz, profesor de geología en la Universidad de Lund.

   Para realizar el estudio, los investigadores del Laboratorio de Astrogeobiología de la Universidad de Lund disolvieron casi diez toneladas de rocas sedimentarias de antiguos fondos marinos en ácidos fuertes porque el sedimento contiene residuos de los meteoritos que datan de cuando cayeron a la Tierra.

   Los meteoritos contienen una pequeña fracción de un mineral, un óxido de cromo, que es muy resistente a la degradación. Los granos microscópicos de óxido de cromo se tamizaron en el laboratorio y sirven como cápsulas del tiempo con abundante información.

   "El sedimento disuelto representa 15 períodos durante los últimos 500 millones de años. En total, hemos extraído óxido de cromo de casi 10 000 meteoritos diferentes. Los análisis químicos nos permitieron determinar qué tipos de meteoritos representan los granos", dice Birger Schmitz.

   Un par de miles de meteoritos aterrizan en la superficie de la Tierra cada año, y la ciencia ha documentado aproximadamente 63 000 rocas espaciales. Las rocas espaciales se originan en el cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter, donde los cuerpos celestes golpeados por colisiones gigantes giran alrededor del sol.

   "Nos sorprendió mucho saber que solo una de las 70 colisiones de asteroides más grandes que tuvieron lugar durante los últimos 500 millones de años resultó en un aumento del flujo de meteoritos a la Tierra. Por alguna razón, la mayoría de las rocas permanecen en el cinturón de asteroides", dice Birger Schmitz.

   El estudio no solo da un vuelco a las teorías de flujo de meteoritos generalmente aceptadas; también proporciona perspectivas completamente nuevas sobre qué tipos de cuerpos celestes tienen mayor riesgo de colisionar con la Tierra y en qué parte del sistema solar se originan.

   Desde una perspectiva de tiempo geológico, cuerpos celestes del tamaño de un kilómetro chocan con la Tierra de forma regular. Uno de estos eventos tuvo lugar hace 66 millones de años, cuando un cuerpo celeste de más de 10 kilómetros de tamaño golpeó la península de Yucatán. El impacto fue parte de la razón por la que la Tierra se oscureció y los dinosaurios murieron de hambre.

   "El impacto futuro de incluso un pequeño asteroide, por ejemplo, en el mar cerca de un área poblada podría conducir a resultados desastrosos. Este estudio proporciona una comprensión importante que podemos utilizar para evitar que esto suceda; por ejemplo, al intentar influir en la trayectoria de acercándose a los cuerpos celestes", concluye Birger Schmitz.

Contador