Actualizado 11/05/2016 17:57 CET

¿Por qué la luna terrestre no tiene nombre propio?

Luna
NASA

   MADRID, 11 May. (EUROPA PRESS) -

   El único satélite natural de la Tierra se llama simplemente la luna porque la gente no sabía que existían otras lunas, hasta que Galileo Galilei descubrió cuatro lunas orbitando Júpiter en 1610.

   A otras lunas de nuestro sistema solar se les dan nombres para que no se confundan entre sí. Nosotros los llamamos lunas, ya que, como el nuestro, son satélites naturales que orbitan alrededor de un cuerpo del sistema solar, que a su vez orbita una estrella, según la NASA.

   La palabra que designa al satélite de la Tierra, luna, procede del latín. En esta lengua era originalmente el femenino de un adjetivo en -no- leuk-s-no, 'luminoso'. La palabra luna, por lo tanto significa 'luminosa', 'la que ilumina'. Este adjetivo latino deriva de la raíz luc-/luc- ('brillar', 'ser luminoso'), de donde proceden igualmente lux ('luz'), luceo ('lucir'), lumen ('luz'), etc. A su vez, esta raíz procede de una raíz indoeuropea leuk- que se encuentra en otras lenguas, en términos relacionados con la luz, como el griego lykhnos, 'lámpara'. Probablemente, el epíteto leuksno-/louksno-, 'la luminosa', ya era utilizado para designar a la luna en protoindoeuropeo.

   En indoeuropeo, existió otro nombre masculino para la Luna, formado sobre la raíz mens-, del que se conservan formas en varias lenguas, como el griego "menós", 'luna', e incluso con el sentido primitivo en lenguas itálicas, como el umbro (ablativo singular) "menzne", 'Luna'. En latín esta forma mens- ha evolucionado semánticamente para designar el 'mes'. De luna procede el término lunes, que ya en latín designaba el 'día de la luna' (dies lunae).

   Asimismo, la palabra griega "Selene" (nombre de la diosa mitológica asociada a la Luna), ha pervivido en el español y en otros idiomas como una forma culta para expresar determinados conceptos relacionados con la Luna, como por ejemplo los términos selenografía, que designa la cartografía lunar; o selenita, el gentilicio de los supuestos habitantes del satélite, informa Wikipedia.