Actualizado 24/10/2019 17:19 CET

Un planeta con tres soles ofrece oportunidades únicas de observación

Planeta en sistema multisolar
Planeta en sistema multisolar - NASA/JPL-CALTECH)

   MADRID, 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Un planeta en un sistema con tres soles ha llamado la atención de los astrónomos. Aunque estadísticamente sea poco probable que albergue vida, su entorno facilita averiguar si contiene una atmósfera.

   LTT1445Ab, como se llama a este nuevo objeto celeste, es un planeta en tránsito. Jennifer G Winters, investigadora postdoctoral asociada en el Centro Harvard-Smithsoniano de Astrofísica explica que durante su órbita de cinco días y medio alrededor de su estrella principal, LTT1445Ab pasará frente a esa estrella.

   Esto permitiría a los observadores en la Tierra ver el planeta a contraluz, y podría permitirles discernir si LTT1445Ab (que es aproximadamente 1,38 veces el tamaño de la Tierra y aproximadamente a 22,5 años luz de distancia) tiene una atmósfera.

"Podemos mirarlo con un espectrógrafo", dijo Winters, autorza principal de la investigación, publicada en el Astronomical Journal. "Es uno de los mejores ejemplos de un planeta rocoso que podría tener una atmósfera que podamos estudiar para ver de qué está hecho".

   ¿Habrá oxígeno molecular en la atmósfera? Incluso si tiene oxígeno en su atmósfera, Winters se dio cuenta rápidamente de que su equipo no espera encontrar vida. "No está en la zona habitable de su estrella", dijo en un comunicado. "Está demasiado cerca. Hace demasiado calor. Pero si es posible que haya oxígeno en la atmósfera que pueda provenir de otras fuentes además de la vida, es bueno saberlo".

   Durante los próximos meses, antes de que el planeta esté oculto a nuestra vista detrás del sol, Winters y sus colaboradores recopilarán datos y los monitorearán. Usando datos del Telescopio Gigante de Magallanes en Chile, así como los telescopios espaciales Hubble y Spitzer de la NASA, el equipo intentará medir la masa del planeta y determinar si es realmente un planeta rocoso, en lugar de gaseoso.

   La masa del nuevo hallazgo es importante, explicó, porque se correlaciona con el espesor que se espera que tenga una atmósfera. Y si no la hay, si tal vez ha desaparecido por la radiación, los científicos verán si está brotando, quizás reponiendo los gases emitidos por la corteza.

   "Este es un gran ejemplo para poder estudiar una atmósfera", dijo Winters. "Solo hay otro sistema más cercano, y tiene dos planetas, pero la estrella es mucho más brillante", lo que hace que cualquier atmósfera potencial sea difícil de ver, dijo. La estrella principal de LTT1445Ab es aproximadamente un 25 por ciento del tamaño del sol, y sus estrellas compañeras son aún más pequeñas.

   El nombre LTT1445Ab proviene de su inclusión en el catálogo homónimo del astrónomo holandés Willem Jacob Luyten que mide el movimiento de las estrellas. La ubicación de la estrella fue descubierta por la misión TESS de la NASA, que escanea el cielo en busca de tales candidatos, notificando a los científicos miembros de todo el mundo sobre las estrellas que se atenúan periódicamente, una posible señal de un planeta en órbita. El equipo de Winters reclamó este para estudiar, verificando que efectivamente había un planeta en el pequeño sistema.

   Esa agrupación, con sus tres estrellas, también intriga por otras razones. "Es bastante raro que haya tres estrellas enanas M en un sistema triple", dijo Winters, usando la clasificación para el tipo de estrella más pequeño y frío. En este caso, mientras el planeta parece estar orbitando la estrella principal, las otros dos parecen estar bailando, acercándose y alejándose una de la otro. Luego, interactúan con la estrella más grande en lo que parece ser un plano nivelado, como canicas en un plato giratorio.