Primera estrella binaria masiva con campos magnéticos

Publicado 14/09/2015 12:31:47CET

   MADRID, 14 Sep. (EUROPA PRESS) -

   El astrónomo y físico de la Universidad de Queen's Matt Shultz ha descubierto la primera estrella binaria masiva, épsilon Lupi, en el que ambas estrellas tienen campos magnéticos.

   En los últimos años, la colaboración BinaMIcS (Binarity and Magnetic Interactions in various classes of Stars), formado para estudiar las propiedades magnéticas de los sistemas binarios cercanos, ha estado tratando de encontrar un objeto de esa clase. Ahora han descubierto uno usando el Telescopio Canadá-Francia-Hawai.

   "El origen del magnetismo entre las estrellas masivas es un misterio", dice Shultz "y este descubrimiento puede ayudar a arrojar algo de luz sobre la cuestión de por qué estas estrellas tienen campos magnéticos.", informa la universidad en un comunicado.

   En estrellas frías, tales como el Sol, los campos magnéticos son generados por una convección en la parte exterior de la estrella. Sin embargo, no existe convección en las capas externas de una estrella masiva, así que no hay soporte para un dínamo magnético. Sin embargo, aproximadamente el 10 por ciento de las estrellas masivas tienen campos magnéticos fuertes.

   Se han propuesto dos explicaciones para el origen de los campos magnéticos de estrellas masivas, ambas basadas en la idea de un supuesto campo magnético "fósil" que se genera en algún momento en el pasado de la estrella y luego queda encerrado en la parte exterior de la estrella.

   La primera hipótesis es que el campo magnético se genera mientras se forma la estrella; la segunda es que el campo magnético se origina en dínamos impulsadas por la mezcla violenta de plasma estelar cuando las dos estrellas binarias cercanas se unen.

   "Este descubrimiento no cambia las estadísticas básicas que la colaboración BinaMIcS ha reunido", dice Shultz, "y todavía no sé por qué hay tan pocas estrellas masivas magnéticas en binarias cerradas."

   La investigación muestra que los puntos fuertes de los campos magnéticos son similares en las dos estrellas, sin embargo, sus ejes magnéticos son anti-alineados, con el polo sur de una estrella que señala en aproximadamente la misma dirección que el polo norte de la otra.

   "No estamos seguros de por qué es así todavía, pero probablemente apunta a algo significativo acerca de cómo las estrellas están interactuando entre sí. Vamos a tener que recoger más datos", dijo. La investigación fue publicada en la revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

Para leer más