Actualizado 05/04/2021 17:21 CET

Lagos sobre el hielo de Groenlandia también drenan en invierno

Lago sobre el hielo de Groenlandia
Lago sobre el hielo de Groenlandia - UNIVERSIDAD DE CAMBRIDGE

   MADRID, 5 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Por primera vez se ha demostrado que los lagos en la capa de hielo de Groenlandia también drenan durante el invierno, lo que cambia la velocidad prevista a la que esta masa helada fluye hacia el océano.

   Investigadores de Cambridge utilizaron datos de radar de un satélite de la ESA para mostrar que incluso cuando no hay calor del Sol, estos lagos pueden descargar grandes cantidades de agua a la base de la capa de hielo. Se cree que estos "eventos de drenaje" juegan un papel importante en la aceleración del movimiento del hielo al lubricarlo desde abajo.

   Todos los estudios anteriores sobre el drenaje de los lagos se han llevado a cabo durante los meses de verano, mediante una combinación de observaciones de campo directas y datos de satélites ópticos, que requieren luz natural.

   El enfoque desarrollado por los investigadores de Cambridge utiliza la 'retrodispersión' de radar, el reflejo de las ondas hacia el satélite desde donde fueron emitidas, para detectar cambios en los lagos durante los meses de invierno, cuando Groenlandia se encuentra en una oscuridad casi total.

   Los resultados, publicados en la revista The Cryosphere, implican que el sistema de 'fontanería' debajo de la capa de hielo de Groenlandia no solo pierde lentamente agua del verano anterior, sino que incluso en las profundidades del invierno ártico, puede 'recargarse', ya que grandes cantidades de agua superficial del lago caen en cascada hacia la base de la capa de hielo.

   Muchos estudios anteriores han demostrado que la capa de hielo de Groenlandia está perdiendo masa y la tasa de pérdida se está acelerando debido al deshielo y la escorrentía.

   "Una de las incógnitas en términos de predecir el futuro de la capa de hielo es qué tan rápido se mueven los glaciares, si se acelerarán y, de ser así, cuánto", dijo en un comunicado el coautor, Ian Willis, del Scott Polar Research Institute de Cambridge (SPRI). "El control clave sobre con qué velocidad se mueven los glaciares es la cantidad de agua de deshielo que llega al fondo de la capa de hielo, que es donde entra nuestro trabajo".

   Los lagos se forman en la superficie de la capa de hielo de Groenlandia cada verano a medida que el clima se calienta. Existen durante semanas o meses, pero pueden drenar en cuestión de horas debido a la hidrofractura, transfiriendo millones de metros cúbicos de agua y calor a la base de la capa de hielo. Las áreas afectadas incluyen regiones sensibles del interior de la capa de hielo donde el impacto sobre el flujo de hielo es potencialmente grande.

   "Siempre se pensó que estos lagos drenaban solo en verano, simplemente porque hace más calor y el sol hace que el hielo se derrita", dijo la coautora Corinne Benedek, también de SPRI. "En el invierno, está oscuro y las superficies se congelan. Pensamos que el llenado de los lagos es lo que causó su eventual drenaje, pero resulta que no siempre es así".

   Benedek, quien actualmente es candidata en SPRI, se interesó por primera vez en lo que sucede con los lagos superficiales en el invierno cuando era estudiante de maestría y estudiaba datos térmicos satelitales.

   "Los datos térmicos me mostraron que el agua líquida puede sobrevivir en los lagos durante todo el invierno", dijo. "Estudios anteriores que utilizaron radares aéreos también habían identificado lagos enterrados a pocos metros por debajo de la superficie de la capa de hielo en el verano. Ambas cosas me hicieron pensar en formas de observar los lagos durante todo el año. Las imágenes de satélite óptico que normalmente usamos para observar los lagos no están disponibles en invierno, ni siquiera cuando está nublado".

   Benedek y Willis desarrollaron un método utilizando datos del satélite Sentinel-1, que utiliza un tipo de radar llamado radar de apertura sintética (SAR). El SAR funciona en una longitud de onda que permite ver a través de las nubes y en la oscuridad. El hielo y el agua se leen de manera diferente usando el SAR, por lo que desarrollaron un algoritmo que rastrea cuándo ocurren cambios repentinos en la retrodispersión del SAR.

   Durante tres inviernos, identificaron seis lagos que parecían drenar durante los meses de invierno. Estos lagos eran lagos enterrados o lagos superficiales que estaban congelados. El algoritmo pudo identificar dónde las características de retrodispersión del lago cambiaron marcadamente entre una imagen y la siguiente registrada 12 días después.

   Los datos de SAR se respaldaron con datos ópticos adicionales del otoño anterior y la primavera posterior, que confirmaron que las áreas de los lagos se redujeron considerablemente para los seis lagos drenados. Para tres de los lagos, los datos ópticos, así como los datos de otros satélites, se utilizaron para mostrar que los lagos cubiertos de nieve y hielo colapsaron, cayendo varios metros, lo que nuevamente confirma que el agua se había drenado.

Contador