Publicado 18/11/2015 09:47CET

La retirada de glaciares antárticos favorece a los pingüinos

   MADRID, 18 Nov. (EUROPA PRESS) -

   La disminución de los glaciares podría dar lugar a un aumento en el número de pingüinos Adelia ('Pygoscelis adeliae') en la Antártida Oriental, según un estudio publicado en 'BMC Evolutionary Biology'.

   El trabajo muestra que en los últimos 14.000 años la población de pingüinos Adelia ha visto un aumento de 135 veces, a medida que quedan al aire sitios de reproducción adicionales al retirarse los glaciares.

   Esta explosión demográfica sugiere que las condiciones ambientales actuales son más favorables para los pingüinos Adelia de lo que eran al final de la última edad de hielo. Sin embargo, a pesar del gran aumento en el número de pingüinos, las investigaciones señalan que los efectos del cambio climático no son uniformes. La gran variabilidad regional significa que poblaciones geográficamente distantes de pingüinos Adelia experimentarán diferentes impactos ambientales, con el número de pingüinos Adelia en declive en algunas partes de la Antártida.

   La autora principal, Jane Younger, de la Universidad de Tasmania, Australia, dice que la reducción de los glaciares parecen haber sido un motor clave de cambio en la población de pingüinos Adelia en la Antártida Oriental a través de milenios. "Al examinar las respuestas de estas aves al cambio climático pasado, podemos comenzar a predecir cómo de bien responderán los pingüinos Adelia en el futuro", señala.

   Hasta ahora, la investigación se ha centrado en los cambios a corto plazo en términos de años o décadas, pero el cambio climático que se está realizando en este momento es probable que tenga efectos en miles de años, según esta experta. "Tenemos que considerar las tendencias a escala milenaria junto con los datos actuales para pronosticar la abundancia y los cambios en la distribución de especies en futuros escenarios de cambio climático", añade..

   La Antártida Oriental es actualmente el hogar del 30 por ciento de la población mundial de pingüinos Adelia, con una abundancia estimada de 1,14 millones de parejas reproductoras. A medida que el cambio climático avanza, se espera que los glaciares y las capas de hielo en la Antártida retrocedan aún más.

   Los pingüinos Adelia son sensibles a los cambios en el hielo marino, el momento de la retirada del hielo marino y la extensión de la glaciación, porque forman colonias de cría en tierra libre de hielo a lo largo de la costa de la Antártida y se alimentan en la zona de hielo durante la época de reproducción. Un aumento en el hielo marino puede ser perjudicial para las aves, ya que los adultos tienen para alimentarse por más tiempo, reduciendo la frecuencia con la que pueden alimentar a sus polluelos.

   Los investigadores estudiaron el efecto del cambio climático en los pingüinos Adelia en los últimos 22.000 años, incluyendo el final de la última edad de hielo, el evento más reciente de calentamiento global antes del actual. Usando ADN mitocondrial de varias colonias vivas, se secuenciaron 56 individuos de seis colonias. Los datos genéticos indican la dinámica de poblaciones pasadas, como las tendencias de abundancia y las respuestas a los cambios ambientales en toda la región de la Antártida Oriental.

   "Debe haber un suministro adecuado de alimentos disponibles para sostener una población en expansión de pingüinos Adelia. Aún está por verse si esto será así en el futuro, ya que los impactos del cambio climático en las especies presa de los pingüinos Adelia, como el krill antártico, no están claros en este momento", advierte Younger.