Cambios inéditos en 60 años de registro en el clima del Ártico

Actualizado 22/03/2018 10:42:53 CET
Oso polar
MARIO HOPPMANN

   MADRID, 22 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Un cambio importante en los patrones del viento del Ártico occidental en invierno de 2017 y su efecto en el movimiento del hielo marino son indicadores posibles de un clima cambiante, nunca registrados en más de 60 años de datos meteorológicos.

   Gracias a los datos recogidos por las boyas lanzadas desde los aviones sobre el hielo marino del Océano Ártico, Kent Moore, profesor de física en la Universidad de Toronto Mississauga, y sus colegas de la Universidad de Washington, pudieron observar este marcado y anómalo cambio en los patrones de viento y el movimiento de hielo marino durante el invierno de 2017.

   Su estudio está publicado en Geophysical Research Letters.

   Por lo general, el Ártico occidental tiene un clima relativamente estable durante el invierno; es el hogar de una región cuasi estacionaria de alta presión conocida como 'Alta Beaufort', que promueve los vientos "anticiclónicos" que viajan en el sentido de las agujas del reloj y mueven el hielo marino junto con él. Por el contrario, el Ártico oriental tiene un clima más dinámico donde los ciclones son un fenómeno de invierno común con tormentas que se mueven desde Groenlandia hacia Noruega y el mar de Barents.

   "El año pasado, estudiamos las pistas de boyas en el Ártico occidental y vimos que el hielo marino se movía en un patrón en sentido antihorario y me pregunté por qué", dice Moore. "Descubrimos que las tormentas se estaban moviendo en una dirección inesperada desde el mar de Barents a lo largo de la costa siberiana y hacia el oeste del Ártico, trayendo consigo bajas presiones que causaron el colapso de la Alta Beaufort".

   Moore y sus colegas creen que los sistemas de baja presión pudieron penetrar en el Ártico occidental debido a un otoño inusualmente cálido en 2016, lo que resultó en un hielo marino más delgado y menos extenso. Durante el invierno, esto permitió que más calor oceánico se transfiriera a la atmósfera y proporcionó una fuente de energía adicional para estas tormentas.

UN FENÓMENO NUNCA REGISTRADO EN EL ÁRTICO

   "Como resultado de esta fuente de energía adicional, las tormentas no se disiparon sobre el mar de Barents, como es habitual, y fueron capaces de llegar al Ártico occidental", dice Moore. "Revisamos más de 60 años de datos meteorológicos del Ártico y parece que este colapso nunca ha sucedido antes".

   En general, la Alta de Beaufort impulsa el movimiento del hielo marino en todo el Ártico y afecta la circulación oceánica sobre el Océano Atlántico Norte. Cualquier cambio en los patrones de movimiento tiene el potencial de afectar el clima en estas regiones, así como también el ecosistema ártico que depende de áreas predecibles de agua y hielo abiertos.

   Por ejemplo, como resultado de este colapso, el hielo marino fue más delgado a lo largo de la costa del archipiélago ártico canadiense, así como en el sur del mar de Beaufort el invierno pasado. Dichos cambios pueden perturbar las redes tróficas del Ártico, haciendo hincapié en los mamíferos marinos y los osos polares, especialmente si están en curso.

   "Si esto se convierte en parte del patrón normal, incluso si ocurre cada pocos años, significará que el clima está cambiando", dice Moore en un comunicado. "Todavía estamos explorando todos los impactos específicos".

Para leer más