Una expedición quiere perforar hasta el manto terrestre en el Océano Índico

Actualizado 04/12/2015 11:22:04 CET
Buque JOIDES Resolution
WILLIAM CRAWFORD, IODP/TAMU

   MADRID, 1 Dic. (EUROPA PRESS) -

   Una misión concebida hace 60 años para perforar en el fondo del mar a través de la corteza terrestre, hasta penetrar en la capa subyacente, está retomándose en aguas del Oceáno Índico.

   A principios de este mes, el buque de perforación JOIDES Resolution partirá de Colombo, Sri Lanka, hacia un punto en el sudoeste del Océano Índico conocido como la Banco Atlantis. Allí, bajará una broca y tratar de perforar con ella a través de 3 kilómetros de roca, recogiendo una muestra de núcleo a medida que avanza. Si todo va bien, futuras expediciones finalizarán el trabajo hasta alcanzar el manto.

   Normalmente, se considera que el límite entre la corteza y el manto debe ser una característica marcada por la discontinuidad de Mohorovicic conocido, o 'Moho', en la cual cambia la velocidad de las de las ondas sísmicas. Pero en el Banco Atlantis, el manto se cree que brota 2,5 kilometros por encima de la 'Moho', por lo que es más fácil de alcanzar.

   Alcanzar estas fronteras de la Tierra profunda "es uno de los grandes esfuerzos científicos del siglo", dice Henry Dick, un geofísico de la Institución Oceanográfica Woods Hole en Massachusetts y co-líder de la expedición, informa Nature.

    Por debajo de los continentes, la 'Moho' se encuentra de 30 a 60 kilómetros hacia abajo. En el caso de los océanos, el objetivo está lo suficientemente cerca para ser alcanzado con equipos de perforación a bordo de buques. En la campaña de perforación, Dick espera llegar a la transición entre la corteza y el manto en el Banco Atlantis, y luego volver con un barco japonés de última generación para llegar a la 'Moho' a una profundidad de 5 kilómetros o más.

    Los científicos trataron de alcanzar la 'Moho' a mediados del siglo XX. En la década de 1960, científicos estadounidenses desarrollaron el 'Proyecto Mohole' en el fondo del mar frente a la isla Guadalupe, México. El proyecto alcanzó una profundidad de 183 metros justo antes de que los los costes se disparasen y el proyecto se cancelara. Más recientemente, entre 2002 y 2011, se perforaron agujeros en el Pacífico Oriental que extrajeron un grano fino que los geólogos piensan que se asiente directamente sobre la 'moho'.

   Dick y sus colegas apuestan por el Índico porque hay menos espacio para perforar a través de roca dura.