Un hongo mortal para los anfibios se remonta a la década de 1880

Actualizado 05/03/2015 10:23:57 CET
Especie de rana en Illinois
Foto: BROOKE TALLEY

MADRID, 5 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Un hongo que ha extinguido a más de 200 especies de anfibios en todo el mundo ha coexistido sin causar daño a estos animales en Illinois, Estados Unidos, y Corea durante más de un siglo.

   Los anfibios en Illinois han estado coexistiendo con el hongo 'Batrachochytrium dendrobatidis' o Bd durante al menos 126 años sin efectos adversos observados en otras partes del mundo, tales como muertes en masa, según un estudio publicado el 13 de enero en la revista 'Biological Conservation'.

   En una investigación que se detalla en 'Plos One', los investigadores lograron datar el hongo en Corea en 1911. Los resultados ayudarán a los científicos a entender mejor la enfermedad causada por Bd, la quitridiomicosis, y las condiciones en las que se puede sobrevivir.

   "Parte de la comprensión de una enfermedad es entender la dinámica del anfitrión y el patógeno", señala Vance Vredenburg, profesor asociado de Biología en la Universidad Estatal de San Francisco, Estados Unidos, y coautor de ambos estudios, que ha estado investigando Bd durante más de una década. "Lo que tenemos ahora es un punto de referencia en el que la dinámica se ha mantenido estable durante más de cien años", agrega.

   Antes del nuevo estudio, el caso confirmado más temprano de Bd fue en Brasil durante la década de 1890. El descubrimiento en Illinois también data de hace 50 años antes que los casos anteriores localizados en América del Norte. La quitridiomicosis o el quítrido ha llevado a más de 200 especies de anfibios de todo el mundo a la extinción y plantea la mayor amenaza para la biodiversidad de vertebrados que ninguna otra enfermedad conocida.

   Vredenburg ha rastreado la propagación de la enfermedad desde 2003 en lugares como las montañas de Sierra Nevada, en California, Estados Unidos, y de los Andes, incluyendo la identificación de las comúnmente transportadas, como la rana africana de uñas, la rana toro americana y la rana de coro del Pacífico. El transporte humano de estos animales es una manera de explicar cómo Bd y la enfermedad resultante quitridiomicosis se introducen en nuevas poblaciones, desatando mortandades masivas.

   "Este hongo ha ido surgiendo en todo el mundo y causando grandes problemas importantes", afirma Vredenburg. "Teniendo la información que ahora tenemos de esta investigación, podemos analizar los animales en Illinois y Corea, averiguar cómo están sobreviviendo y traducir ese conocimiento a otras partes del mundo en las que vemos disminuciones masivas de las poblaciones de anfibios", plantea.

   Una diferencia clave en los dos estudios es que, mientras que las pruebas mostraron que Bd estaba muy extendida en Illinois desde la década de 1880, la enfermedad fue mucho menos común en Corea durante la década de 1900 que en la actualidad. Según Vredenburg, esto indica que el comportamiento del hongo varía dependiendo de la ubicación, una pieza clave de información para que tengan en cuenta los biólogos cuando estudien su propagación.

   El trabajo también confirma la eficacia de las pruebas de Bd en especímenes de museo. Vredenburg y sus colegas encontraron el hongo en algunas de las muestras más antiguas disponibles. Durante los dos estudios, los investigadores evaluaron a más de 1.200 muestras de anfibios recogidas entre 1888 y 2004.

   El siguiente paso, según los autores de la investigación, es identificar qué atributos permiten a los anfibios del área de Illinois y coreanos coexistir con el hongo para que los biólogos puedan utilizar esa información en sus esfuerzos para estudiar esta enfermedad en otras partes del mundo y evitar nuevas extinciones.