6 de junio de 2020
 
Actualizado 21/05/2020 9:37:06 +00:00 CET

Cómo los rayos cósmicos pueden haber dado forma a la vida

La radiación polarizada magnéticamente ioniza preferentemente un tipo de "mano" que conduce a una tasa de mutación ligeramente diferente entre las dos formas de vida proto-espejo.
La radiación polarizada magnéticamente ioniza preferentemente un tipo de "mano" que conduce a una tasa de mutación ligeramente diferente entre las dos formas de vida proto-espejo. - Simons Foundation

MADRID, 21 May. (EUROPA PRESS) -

Antes de que hubiera animales, bacterias o incluso ADN en la Tierra, las moléculas autorreplicantes evolucionaban lentamente de la materia simple a la vida bajo una lluvia constante de partículas energéticas desde el espacio.

En un nuevo artículo, un profesor de Stanford y una erudita postdoctoral especulan que esta interacción entre los protoorganismos antiguos y los rayos cósmicos puede ser responsable de una preferencia estructural crucial, llamada quiralidad, en las moléculas biológicas. Si su idea es correcta, sugiere que toda la vida en todo el universo podría compartir la misma preferencia quiral.

La quiralidad, también conocida como la mano, es la existencia de versiones de moléculas de imagen especular. Al igual que la mano izquierda y derecha, dos formas quirales de una sola molécula se reflejan entre sí en forma, pero no se alinean si se apilan. En cada biomolécula principal (aminoácidos, ADN, ARN), la vida solo usa una forma de mano molecular. Si la versión espejo de una molécula se sustituye por la versión regular dentro de un sistema biológico, el sistema a menudo fallará o dejará de funcionar por completo. En el caso del ADN, un solo azúcar equivocado interrumpiría la estructura helicoidal estable de la molécula.

Louis Pasteur descubrió por primera vez esta homoquiralidad biológica en 1848. Desde entonces, los científicos han debatido si la manejabilidad de la vida se debió al azar o a alguna influencia determinista desconocida. Pasteur planteó la hipótesis de que, si la vida es asimétrica, puede deberse a una asimetría en las interacciones fundamentales de la física que existen en todo el cosmos.

"Proponemos que la mano biológica que presenciamos ahora en la Tierra se debe a la evolución en medio de la radiación polarizada magnéticamente, donde una pequeña diferencia en la tasa de mutación puede haber promovido la evolución de la vida basada en el ADN, en lugar de su imagen especular", dijo Noémie Globus, autora principal del artículo y antigua investigadora en el Instituto Kavli de Astrofísica y Cosmología de Partículas (KIPAC).

En su artículo, publicado el 20 de mayo en Astrophysical Journal Letters, los investigadores detallan su argumento a favor de los rayos cósmicos como el origen de la homoquiralidad. También discuten experimentos potenciales para probar su hipótesis.

Los rayos cósmicos son una forma abundante de radiación de alta energía que se origina en varias fuentes en todo el universo, incluidas las estrellas y galaxias distantes. Después de golpear la atmósfera de la Tierra, los rayos cósmicos eventualmente se degradan en partículas fundamentales. A nivel del suelo, la mayoría de los rayos cósmicos existen solo como partículas conocidas como muones.

Los muones son partículas inestables, que existen por solo 2 millonésimas de segundo, pero debido a que viajan cerca de la velocidad de la luz, se han detectado más de 700 metros debajo de la superficie de la Tierra. También están polarizados magnéticamente, lo que significa que, en promedio, todos los muones comparten la misma orientación magnética. Cuando los muones finalmente se descomponen, producen electrones con la misma polarización magnética. Los investigadores creen que la capacidad de penetración del muón le permite a él y a sus electrones hijos afectar potencialmente las moléculas quirales en la Tierra y en cualquier otro lugar del universo.

"Los rayos cósmicos nos irradian todo el tiempo", explicó en un comunicado Globus, quien actualmente es investigadora postdoctoral en la Universidad de Nueva York y en el Instituto Flatiron de la Fundación Simons. "Sus efectos son pequeños pero constantes en todos los lugares del planeta donde la vida podría evolucionar, y la polarización magnética de los muones y electrones es siempre la misma. E incluso en otros planetas, los rayos cósmicos tendrían los mismos efectos".

La hipótesis de los investigadores es que, al comienzo de la vida en la Tierra, esta radiación constante y constante afectó la evolución de las dos formas de vida espejo de diferentes maneras, ayudando a una a prevalecer sobre la otra. Estas pequeñas diferencias en la tasa de mutación habrían sido más significativas cuando la vida comenzaba y las moléculas involucradas eran muy simples y más frágiles. En estas circunstancias, la influencia quiral pequeña pero persistente de los rayos cósmicos podría haber producido, durante miles de millones de generaciones de evolución, la sola mano biológica que vemos hoy.

"Esto es un poco como una ruleta en Las Vegas, donde se puede diseñar una ligera preferencia por los bolsillos rojos, en lugar de los bolsillos negros", dijo Roger Blandford, profesor en la Facultad de Humanidades y Ciencias de Stanford y autor del estudio. "Juega algunos juegos, nunca lo notarías. Pero si juegas con esta ruleta durante muchos años, los que apuestan habitualmente al rojo ganarán dinero y los que apuestan al negro perderán y se irán".

Globus y Blandford sugieren experimentos que podrían ayudar a probar o refutar su hipótesis de rayos cósmicos. Por ejemplo, les gustaría probar cómo responden las bacterias a la radiación con diferente polarización magnética.

Contador