Veranos árticos sin hielo marino con medio grado más de calentamiento

Ártico
CU BOULDER
Actualizado 02/04/2018 17:51:53 CET

   MADRID, 2 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Menos de medio grado Celsius de calentamiento a final de siglo bastaría para marcar la diferencia cuando se trata de la probabilidad de futuros veranos sin hielo marino en el Ártico.

   Según muestra una nueva investigación de la Universidad de Colorado en Boulder, que se publican en 'Nature Climate Change', muestran que limitar el calentamiento a 1,5 grados reduciría la probabilidad de un verano Ártico sin hielo al 30 por ciento para el año 2100, mientras que el calentamiento de 2 grados produciría por lo menos un verano libre de hielo.

   "No esperaba encontrar que medio grado Celsius marcara una gran diferencia, pero realmente lo hace", dice Alexandra Jahn en un comunicado, autora del estudio y profesora asistente en el Departamento de Ciencias Atmosféricas y Oceánicas de CU Boulder y miembro del Instituto de Investigación Ártica y Alpina (INSTAAR, por sus siglas en inglés). "A 1,5 grados, la mitad de las veces permanecemos dentro de nuestro actual régimen de hielo marino de verano, mientras que si alcanzamos los 2 grados de calentamiento, el área de hielo marino de verano siempre estará por debajo de lo que hemos experimentado en las últimas décadas", añade.

   El estudio utilizó simulaciones del Modelo del Sistema Comunitario de la Tierra (CESM, por sus siglas en inglés) ejecutado en el Centro Nacional de Investigación Atmosférica (NCAR, por sus siglas en inglés) y examinó escenarios de calentamiento que van desde 1,5 grados hasta 4 grados para el final del siglo. El límite inferior del estudio es una referencia importante en todo el mundo; en 2015, el Acuerdo internacional sobre el clima de París estableció un objetivo mundial de limitar el calentamiento a 1,5 grados Centígrados.

   La extensión del hielo marino ártico ha disminuido en general en los últimos años con el aumento de las temperaturas globales, pero los efectos del calentamiento futuro siguen siendo inciertos. Los nuevos hallazgos ilustran que diferentes escenarios de niveles de emisión de dióxido de carbono (CO2) conducen a resultados drásticamente distintos para el hielo marino estival del Ártico.

IMPACTOS NEGATIVOS PERMANENTES EN ALGUNOS ECOSISTEMAS

   "Este conjunto de datos nos permite predecir cómo de pronto veremos las condiciones libres de hielo y con qué frecuencia --apunta Jahn--. Bajo el escenario de 4 grados, tendríamos una alta probabilidad de un periodo sin hielo de tres meses en los meses de verano para 2050. Hacia el final de siglo, eso podría ser cinco meses al año sin hielo. E incluso para la mitad de las condiciones cálidas, sería posible una ausencia de hielo de hasta dos meses al año a fines del siglo XXI".

   Pero, continúa Jahn, si el calentamiento se mantiene en 1,5 grados, la probabilidad de veranos sin hielo disminuiría en un 70 por ciento, retrasando o incluso evitando tal posibilidad por completo. La diferencia significativa en los resultados, dice Jahn, podría proporcionar un incentivo adicional para que los países intenten alcanzar el objetivo de calentamiento de 1,5 grados con el fin de preservar las condiciones ecológicas actuales.

   "La buena noticia es que el hielo marino tiene tiempos de respuesta rápidos y teóricamente podría recuperarse si bajamos las temperaturas globales en cualquier momento en el futuro --apunta Jahn--. Mientras tanto, sin embargo, otros ecosistemas podrían sufrir impactos negativos permanentes por la pérdida de hielo, y estos no necesariamente pueden recuperarse".

Para leer más