Actualizado 21/02/2017 17:32:25 +00:00 CET

VÍDEO Cámaras de vanguardia revelan la vida secreta de los delfines

Cámara acoplada a un deflín
UNIVERSIDAD DE SYDNEY

   MADRID, 21 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Un estudio pionero mundial, con nuevas cámaras subacuáticas acopladas en delfines silvestres, ha dado a los investigadores la mejor visión de su mundo marino oculto.

   Un equipo de investigación formado por expertos del Centro Charles Perkins de la Universidad de Sydney y la Universidad de Alaska Southeast ensatyó cámaras no invasivas hechas a la medida para capturar y analizar más de 535 minutos de actividades rara vez vistas como la interacción madre-cría, juego con algas marinas y comportamientos sociales íntimos como el frotamiento con aletas. Los resultados se publican en Marine Biology.

   "Por primera vez, estas cámaras nos han dado la oportunidad de ver lo que hacen los delfines en su propio mundo", dijo en un comunicado el doctor Gabriel Machovsky-Capuska de la Escuela de Ciencias Veterinarias de la Universidad de Sydney y el Centro Charles Perkins.

   "Esta investigación abre un nuevo enfoque para capturar el comportamiento de los animales salvajes, que en última instancia, nos ayudará, no sólo a avanzar en los esfuerzos de conservación, sino también un acercamiento a la comprensión de los depredadores silvestres y la nutrición humana".

   El despliegue exitoso avanza nuevos enfoques para filmar criaturas marinas salvajes, ayudando a los esfuerzos de conservación y rehabilitación y dando a los investigadores una visión sin precedentes de las presas y hábitats de los delfines silvestres.

   "Los delfines son depredadores marinos superiores que se consideran biomonitores de ambientes marinos, por lo que obtener una mejor comprensión de sus vidas nos ayudará a comprender mejor la salud de los ambientes marinos, incluyendo especies de presas como los peces y el calamar, que son altamente consumidos por los seres humanos", dijo Dr Machovsky-Capuska, quien también es co-líder del nodo de investigación de Interacciones Humano-Animal en el Centro Charles Perkin.

   Las cámaras fueron conectadas a través de ventosas a ocho delfines silvestres oscuros, desplegadas con un palo largo con la ayuda de almohadillas de velcro. Las imágenes fueron capturadas en la costa de Nueva Zelanda entre diciembre de 2015 y enero de 2016, con cada sistema de cámara cargado con tarjetas de memoria, transmisores de frecuencias muy altas y vía satélite, registradores de profundidad y baterías con autonomía de seis horas.

   "Uno de los desafíos de hacer esta investigación en animales pequeños y rápidos como los delfines oscuros es que hay una superficie limitada en el cuerpo del delfín para acoplar dispositivos, por lo que sólo hay una pequeña ventana de tiempo para hacerlo, dijo Peter Jones, de la Escuela de Ingeniería Eléctrica y de Información de la Universidad de Sydney.

   "Tenemos mucho que aprender acerca del comportamiento animal y sistemas como éste son una excelente manera de observar su actividad en un ambiente natural con la menor influencia posible en ese comportamiento".

   La especialista en delfines Heidi Pearson, profesora adjunta de biología marina de la Universidad de Alaska SouthEast, dijo que la investigación tiene un gran potencial para proteger especies en peligro, proporcionando a los científicos una mayor resolución de información de lo que es posible con otros métodos.

   "Desde la superficie, los investigadores sólo pueden ver alrededor del 10 por ciento de lo que está pasando en la vida de un animal. Con estas cámaras de vídeo, podemos" ver "desde la perspectiva de los animales y comenzar a entender los desafíos que enfrentan a medida que se mueven a lo largo de su vida", dijo.

   "Por ejemplo, en áreas marinas sometidas a altos grados de perturbación humana como el transporte marítimo o el desarrollo costero, la capacidad de recopilar datos desde la perspectiva del animal será crítica para entender cómo y en qué medida estos factores de estrés afectan la capacidad del animal para alimentarse, y criar a los jóvenes".

   Los investigadores ahora esperan desarrollar aún más las cámaras para probarlas con depredadores marinos incluyendo otras especies de cetáceos y tiburones.