Cómo identificar el 99% de las pruebas atómicas subterráneas

La nube en forma de hongo de Castle Bravo de 1954, que fue una de las pruebas nucleares más dañinas para el medio ambiente jamás realizadas. Fue uno de los principales contribuyentes a la prohibición de todos los ensayos nucleares de superficie en 1963.
La nube en forma de hongo de Castle Bravo de 1954, que fue una de las pruebas nucleares más dañinas para el medio ambiente jamás realizadas. Fue uno de los principales contribuyentes a la prohibición de todos los ensayos nucleares de superficie en 1963. - WIKIPEDIA
Actualizado: miércoles, 7 febrero 2024 15:51

   MADRID, 7 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Las pruebas nucleares subterráneas secretas pueden pasar a ser cosa del pasado gracias a un importante avance científico en la forma de identificarlas.

   Un equipo de científicos y estadísticos de la Tierra dice que ahora pueden decir con un 99 por ciento de precisión si tal explosión ha tenido lugar, frente al 82 por ciento alcanzado hasta ahora, y se basa en un conjunto de datos de pruebas conocidas en los EE.UU, según el nuevo estudio publicado en Geophysical Journal International.

   Hasta ahora ha sido complicado diferenciar entre explosiones nucleares y otras fuentes sísmicas, como terremotos naturales o ruidos provocados por el hombre en la superficie.

   "La explosión se produce y se irradia toda esta energía, que puede medirse con sismómetros", dijo en un comunicado el autor principal, el Dr. Mark Hoggard, de la Australia National University (ANU). "Entonces, el problema científico es ¿cómo podemos diferenciar entre eso y un terremoto que ocurre naturalmente?"

   Este fue un problema hace siete años, cuando varios de los métodos existentes utilizados para identificar explosiones nucleares subterráneas no lograron establecer que Corea del Norte hubiera llevado a cabo tal prueba.

   El hermético estado comunista confirmó más tarde que había probado con éxito un arma con una fuerza de entre 100 y 370 kilotones. En comparación, una bomba de 100 kilotones es seis veces más poderosa que la que Estados Unidos lanzó sobre Hiroshima en 1945.

   Corea del Norte es el único país que se sabe que ha llevado a cabo una prueba nuclear subterránea en el siglo XXI, pero las imágenes satelitales revelaron el año pasado que Rusia, Estados Unidos y China han construido nuevas instalaciones en sus sitios de pruebas nucleares en los últimos años.

   Aunque no hay indicios de que las tres superpotencias estén planeando reanudar tales experimentos, la guerra en Ucrania ha hecho que el panorama de seguridad global sea incierto.

   "Utilizando algunas matemáticas revisadas y un tratamiento estadístico más avanzado, hemos logrado mejorar la tasa de éxito de la clasificación del 82 por ciento al 99 por ciento para una serie de 140 explosiones conocidas en los Estados Unidos", dijo el Dr. Hoggard.

   "Las pruebas nucleares en Estados Unidos se han llevado a cabo en gran medida en Nevada -en el desierto- y existe un registro sísmico completo de todas esas pruebas, por lo que proporciona un conjunto de datos realmente útil. Nuestro nuevo método también identifica con éxito las seis pruebas realizadas en Corea del Norte entre 2006 y 2017".

   El Dr. Hoggard dijo que todavía puede haber casos de pruebas nucleares subterráneas que se llevan a cabo subrepticiamente en algunas partes del mundo, y el gran volumen de terremotos hace difícil investigar cada evento para determinar si es sospechoso o no.

   "Esto hace que métodos eficaces como el nuestro sean aún más importantes. Tampoco requiere ningún equipo nuevo; no es necesario instalar satélites ni nada por el estilo, simplemente utilizamos datos sísmicos estándar", añadió.

   El Dr. Hoggard describió el modelo como "bastante rápido", lo que lo hace "más o menos adecuado para el seguimiento en tiempo real".

   La investigación fue realizada por un equipo de científicos y estadísticos de la Tierra que trabajan en la ANU y el laboratorio de investigación del gobierno de Los Álamos en Estados Unidos.

   Dicen que el nuevo enfoque "proporciona un medio para evaluar rápidamente la probabilidad de que un evento sea una explosión".

   El modelo matemático se construyó analizando las diferencias físicas en el patrón de deformación de las rocas en el origen de las explosiones nucleares y los terremotos, lo que permitió a los expertos determinar a qué evento sísmico es más probable que pertenezca un ruido registrado.

   Los esfuerzos internacionales se dirigieron a monitorear ondas sísmicas significativas después de la Crisis de los Misiles en Cuba y el Tratado de Prohibición Parcial de los Ensayos Nucleares en la década de 1960, que limitó las pruebas de armas nucleares únicamente al subsuelo.

   El acuerdo se introdujo tras años de experimentos perjudiciales para el medio ambiente realizados en la superficie y/o bajo el agua. Estos contaminaron muchos lugares y en algunos casos provocaron niveles catastróficos de lluvia radiactiva.

   Pero el nuevo monitoreo que requería trajo consigo desafíos: principalmente cómo diferenciar entre explosiones nucleares y otras fuentes sísmicas.

   Ha llevado más de seis décadas, pero los científicos detrás de la nueva investigación creen que su método innovador ahora podría hacer que esto sea mucho más fácil para grupos como la Organización del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (CTBTO), encargada de la vigilancia internacional de prueba nuclear.

   El Dr. Hoggard dijo que el modelo matemático de su equipo sería "otra herramienta en el arsenal de la OTPCE para detectar posibles pruebas subterráneas que se realicen en secreto".

   Y añadió: "Es poco probable que se prohíban todos los ensayos futuros, dado que varias naciones importantes siguen sin estar dispuestas a ratificar el Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares.

   "Por lo tanto, es fundamental contar con programas de vigilancia bien respaldados para garantizar que todos los gobiernos rindan cuentas de los impactos ambientales y sociales de los ensayos de armas nucleares".

Contador