Actualizado 05/03/2021 17:29 CET

Rotación y órbita terrestre provocaron una extinción marina masiva

Los científicos analizaron en estas rocas moléculas de organismos terrestres y marinos hace unos 370 millones de años.
Los científicos analizaron en estas rocas moléculas de organismos terrestres y marinos hace unos 370 millones de años. - UNIVERSIDAD DE ALABAMA

   MADRID, 5 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Antiguas rocas revelan que la rotación de la Tierra y la órbita alrededor del sol determinaron las zonas muertas oceánicas en una extinción masiva de vida marina hace 370 millones de años.

   Dirigidos por investigadores de la Universidad de Alabama, los hallazgos obtenidos en el análisis de rocas del Devónico en Tennessee tienen importantes implicaciones para los océanos modernos. Los resultados del estudio se publicaron en línea esta semana en Earth and Planetary Science Letters. El estudio muestra que el agotamiento de oxígeno en el océano no fue permanente durante la extinción masiva, sino que las zonas muertas ocurrieron en episodios periódicos regulados por el forzamiento astronómico.

   "El estudio de las zonas muertas antiguas nos ayuda a comprender cómo las zonas muertas modernas causadas por las actividades humanas dan forma a la evolución de los ecosistemas marinos durante un largo período de tiempo", dijo en un comunicado el doctor Yuehan Lu, profesor asociado de ciencias geológicas de la Universidad de Alabama y autor correspondiente del artículo.

   Las zonas muertas son aguas con poco oxígeno donde muere la mayoría de la vida marina. Hoy en día, se sabe que las zonas muertas amenazan el ecosistema costero, pero también se cree que son la causa directa de la extinción masiva del Devónico tardío que ocurrió hace 370 a 360 millones de años, una de las cinco extinciones masivas registradas en la Tierra.

   La investigación identificó un vínculo entre lo que se llama forzamiento astronómico y la extinción masiva de la vida marina poco profunda durante el período. Es el primer estudio de este tipo que identifica los ciclos de interacciones tierra-mar durante el evento.

   "Recolectamos muestras con la resolución más alta posible, y la estrategia de muestreo nos permitió identificar la periodicidad relacionada con el forzamiento astronómico", dijo el doctor Man Lu, investigador postdoctoral y autor principal del artículo.

   Durante el período de la historia de la Tierra conocido como Devónico tardío, hubo tres grandes masas de tierra, con la actual América del Norte entrelazada con Groenlandia y gran parte de Europa. Fue durante este período de tiempo que ocurrió uno de los eventos de extinción de los "Cinco Grandes" cuando una gran cantidad de animales marinos que vivían más cerca de la tierra, como los trilobites y los corales, murieron en dos oleadas. El motivo de estas extinciones todavía se debate intensamente.

   El forzamiento astronómico es el impacto lento de los cambios en la rotación, el movimiento, la inclinación y la órbita de la Tierra alrededor del sol a lo largo del tiempo, lo que provoca una variación cíclica en la distribución de la energía solar que llega a la Tierra. En consecuencia, se producen cambios cíclicos en los patrones climáticos en la Tierra. El fenómeno ocurre periódicamente en lo que se conoce como ciclos de Milankovitch.

   El trabajo de detective de los investigadores consistió en recolectar muestras cada centímetro y analizar los biomarcadores traza dejados en la roca. Estos biomarcadores, también conocidos como "fósiles moleculares", se obtienen de plantas terrestres, algas marinas y bacterias que prosperan en entornos con poco oxígeno. Contienen estructuras centrales que son lo suficientemente resistentes como para ser conservadas durante cientos de millones de años, lo que permite la reconstrucción de los entornos terrestres y marinos hace unos 370 millones de años.

   El equipo de investigación calculó ciclos de biomarcadores a través del tiempo. Descubrieron que el forzamiento astronómico establece ciclos de 17.000 y 21.000 años para las zonas marinas muertas cronometrando los flujos de materiales de la tierra que llegan al océano. Esos flujos terrestres suministran nutrientes adicionales y provocan un crecimiento excesivo de algas y bacterias marinas, lo que lleva al agotamiento del oxígeno en los océanos costeros del Devónico.

   "Descubrimos que el intervalo de extinción más grande durante la extinción masiva del Devónico tardío podría progresar con una serie de eventos anóxicos marinos cuyo tiempo está controlado por el forzamiento orbital de la Tierra", dijo el doctor Takehito Ikejiri, paleontólogo de ciencias geológicas de la Universidad de Alabama, que trabajó en este proyecto.