Actualizado 08/03/2006 21:00:02 +00:00 CET

Los alimentos actuales son "más seguros que nunca" gracias a la tecnología, según un experto

BARCELONA, 8 Mar. (EUROPA PRESS) -

El catedrático de Nutrición y Bromatología de la Universidad de Barcelona, Abel Mariné, afirmó hoy en la Feria Alimentaria de Barcelona que los alimentos que se consumen actualmente "son más seguros que nunca" gracias a la tecnología, que permite conocer mejor la composición de cada uno y mejorar la seguridad en los procesos de producción.

Mariné explicó que en la actualidad no hay productos buenos o malos, sino que lo perjudicial "es comer con prisas". En este sentido, explicó que la sociedad tiene una visión negativa de los productos industriales, pero que a la vez necesita tiempo, y la industria "cocina para todos nosotros".

No obstante, criticó que se centra la alimentación "en la búsqueda de alimentos con beneficios" y se olvida "que una correcta distribución de los alimentos es suficiente para la nutrición". Así, explicó que mientras en los años 80 los productos estrella eran los "sin" --sin azúcar, sin sal, sin colesterol--, actualmente lo son los alimentos "con" --con omega 3, con calcio, con fibra--.

ALIMENTOS FUNCIONALES, BUENOS PARA LA POBLACIÓN DE RIESGO.

El catedrático afirmó que los alimentos funcionales (aquellos que tienen un beneficio para la salud añadido a sus propiedades nutritivas) son beneficiosos "para la población de riesgo", pero no para el conjunto de la sociedad.

Así, explicó que una persona con un colesterol de 288 podría reducirlo a 225 en seis meses con una dieta rica en alimentos que contengan omega 3 y otros beneficios sin necesidad de recurrir a fármacos. Sin embargo, recalcó, no se deben tomar estos alimentos "por si acaso", pues sería "como tomar una aspirina cada mañana sólo por si acaso".

Además, Mariné explicó que "un exceso de vitaminas puede ser peligroso" para las personas, del mismo modo que el exceso de soja añadido en algunos alimentos puede tener efectos contrarios a los propuestos.

Mariné explicó también que hay alimentos que pueden contener elementos cancerígenos y que "los ha habido toda la vida", pero afirmó que hay otros productos que contienen antioxidantes que ayudan a proteger el organismo contra esta enfermedad. Por ello, "una dieta equilibrada puede ayudar a reducir el riesgo del cáncer".

Por su parte, el responsable de Producción y director técnico de la empresa Casademont, coincidió con Mariné en afirmar que "no hay alimentos buenos ni malos, sino una dieta bien equilibrada", y añadió que "el alimento seguro depende del peligro que represente para cada uno".

PROYECTOS DE SEGURIDAD ALIMENTARIA.

El responsable de proyecto de la Universidad de Lleida del Centro de Referencia en Tecnología de Alimentos (CeRTA) de la Generalitat de Catalunya, Antonio Ramos, explicó que el proyecto estratégico sobre seguridad biótica y abiótica de los alimentos que realiza el centro "quiere dar un impulso dinamizador a la seguridad alimentaria".

Para lograrlo, el CeRTA trabaja en la identificación del riesgo de un alimento, la minimización de este riesgo a través de la tecnología adecuada y la detección rápida de patógenos y contaminantes, en alimentos vegetales y animales.

Por su parte, el responsable del 'Proyecto estratégico sobre nutrición y salud' de CeRTA, José Antonio García Regueiro, explicó que este trabajo se centra en el análisis de antioxidantes, los poliferoles consumidos en la dieta, la reducción de grasa en algunos alimentos, los beneficios de la fibra y fitoesteroles añadidos y los efectos positivos de procianidinas.