Las chimpancés cambian carne por sexo

Reuters
Actualizado 08/04/2009 14:43:29 CET

BERLIN, 8 Abr. (EUROPA PRESS) -

Las chimpancés hembras mantienen relaciones sexuales más frecuentemente con aquellos machos que comparten la carne que cazan con ellas. Así lo ha demostrado un estudio del Instituto de Antropologia Evolutiva Max Planck, en Alemania, cuya conclusión última es que estos primates son capaces de hacer previsiones de futuro.

Los científicos llevaban años preguntándose los motivos que llevan a una hembra de chimpancé a elegir a su compañero de manada o por qué algunos machos comparten la carne que cazan con las féminas de la comunidad. El estudio del Instituto de Antropologia Evolutiva Max Planck arroja luz sobre ambos aspectos de la vida de estos primates, oriundos de África y que comparten con los seres humanos el 95 por ciento del genoma.

La investigación se llevó a cabo en el Parque Nacional Taï de Costa de Marfil, allí los científicos Cristina M.Gomes y Christophe Boesch descubrieron que las chimpancés copulaban de manera más frecuente con aquellos machos que compartían la carne con ellas en al menos en una ocasión, en comparación con aquellos compañeros de manada que nunca cedían una parte de lo conseguido en la caza.

Aunque los machos mostraron mayor disposición a compartir la carne con aquellas hembras en periodo de celo, excluir estos episodios no alteró los resultados del estudio, publicado en la revista PLoS ONE y recogido por Europa Press. La conclusión de la investigación, en la que durante tres años se observó a una manada de cinco machos, 14 hembras y dos decenas de bebés, es que compartir la caza mejora las posibilidades del macho de aparearse.

Gomes subraya que el estudio, la primera prueba científica de este intercambio de carne por sexo entre los chimpancés, demuestra que ese 'trato' entre machos y hembras es a largo plazo. "Los machos que compartían la carne con las hembras doblaban sus posibilidades de copularse, mientras que las hembras, que tenían difícil conseguir comida por sus propios medios, incrementaban su ingesta de calorías sin sufrir los costes energéticos y el riesgo potencial de ser heridas en la caza", añade.

"Nuestros descubrimientos se suman a la creciente evidencia que sugiere que los chimpancés pueden pensar en el pasado y en el futuro y que eso influye en su comportamiento presente", destaca Boesch. Además, Gomes cree que las conclusiones del estudio pueden servir para comprender mejor las relaciones entre hombres y mujeres y si éstos establecían las mismas preferencias de sexo por carne en las primeras sociedades cazadoras.