Actualizado 20/05/2008 20:31 CET

Descubierta una 'metrópolis' de estrellas de mar en una montaña submarina al Sur de Nueva Zelanda




   WELLINGTON, (OTR/PRESS)

   Científicos de Nueva Zelanda han descubierto una auténtica metrópolis de ofiuras, unos animales marinos muy similares a las estrellas de mar, en una montaña submarina que se extiende 1.400 kilómetros entre el Sur del archipiélago y la Antártida y cuya altura supera al edificio más alto construido por el ser humano, el Taipei 101 de Taiwan.

Allí, decenas de millones de ofiuras conviven prácticamente entrelazadas unas con otras y beneficiándose de la corriente marina que existe sobre la montaña submarina, que les permite alimentarse y protegerse al mismo tiempo.

   La montaña submarina se halla en un lugar denominado Macquarie Ridge por su cercanía a la Isla Macquarie, se formó hace 12,5 millones de años y se extiende desde el Sur de Nueva Zelanda hasta cerca del Círculo Antártico. Según los científicos es una parte vital dentro del ecosistema marino global, toda vez que en él se mezclan las aguas de los océanos Antártico, Pacífico e Índico. Macquarie Ridge ya era conocido por los pescadores de la zona, pero los científicos rara vez habían investigado en él.

   Una investigación conjunta del Census of Marine Life (CenSeam) y la Fundación de Nueva Zelanda para la Investigación, la Ciencia y la Tecnología ha capturado imágenes inéditas de una metrópolis de ofiuras instalada en la cima de esa montaña acuática. La corriente marina que hace girar las aguas en torno a la cima de esta montaña, a una velocidad aproximada de cuatro kilómetros por hora, ayuda a estos animales a alimentarse estirando simplemente sus brazos, pero también a protegerse de posibles depredadores.

   Las fotografías muestran decenas de millones de ofiuras marrones y negras agrupadas por centenares en cada metro cuadrado y cubriendo un espacio total de unos 100 kilómetros cuadrados en la cima de la montaña acuática. "Estábamos excitados de ver un ensamblaje tan grande de ofiuras en el abismo de Macquarie Ridge", señala el ecologista Ashley Rowden, del grupo NIWA, que participa en las labores de identificación de especies que habitan en la montaña submarina y que fueron capturadas por los científicos durante la investigación.