Actualizado 02/11/2009 20:31 CET

Descubiertas partículas cometarias en la alta atmósfera

cometa
NASA

MADRID, 2 Nov. (EUROPA PRESS) -

Muestras de polvo recogidas en la alta atmósfera por un avión con capacidad de vuelo a gran altitud han proporcionado una inesperado tesoro de reliquias procedentes del antiguo cosmos, informan científicos de la Carnegie Institution. Este polvo estratosférico contiene pequeños granos formados probablemente dentro de estrellas que vivieron y murieron antes del nacimiento del Sol, asi como material de nubes moleculares en el espacio interestelar.

Este material considerado 'ultraprimitivo' probablemente llego a nuestra atmósfera con ocasión del paso de la Tierra a través de la estela de un cometa en el año 2003, dando a los científicos una insólita oportunidad de estudiar el polvo cometario en laboratorio.

A grandes altitudes, la mayor parte del polvo en la atmósfera procede del espacio, más que de la superficie terrestre. Miles de toneladas de partículas de polvo entran en la atmósfera cada año. "Sabemos que mucho de este polvo viene de los cometas, pero nunca hemos sido capaces de aislar de forma concluyente una muestra simple de un cometa en particular", dijo Larry Nittler, del departamento de Magnetismo Terrestre de la Carnegie Institution. "Las únicas muestras cometarias conocidas que hemos estudiado en laboratorio son las que conseguimos traer en la misión Stardust, que volvió a la Tierra en 2006", dijo.

En este caso, las muestras de polvo utilizadas corresponden a la misión de un avión de la NASA en abril de 2003, después de que la Tierra pasara sobre la estela del cometa Gregg-Skjellerup. El equipo investigador analizó subpartículas de polvo para determinar su composición química, isotópica y microestructural. Los resultados se incluyen en el último número de la revista Earth and Planetary Science Letters.

"Hemos encontrado que se trata de muestras muy distintas de las habituales de polvo interplanetario, declaró Nittler. "Son más primitivias, con mayor abundancia del material cuyo origen es anterior al de la formación del Sistema Solar. La nota distintiva de estas partículas, más el hecho de que su recogida se produjo tras el paso de la Tierra por la estela de un cometa, apuntan a que su origen es el cometa Gregg-Skjellerup. "Esto es excitante, porque nos permite comparar en laboratorio partículas procedentes de más de un cometa y determinar procesos que ocurrieron en el Sistema Solar hace 4.500 millones de años.